Disney ya ha pasado por momentos complicados al cerrar sus parques ante el Coronavirus COVID-19. En el menor de sus problemas, los parques y centros turísticos de la corporación representan más de 20 mil millones de dólares de sus ingresos totales, de acuerdo con cifras de Statista.

El segundo inconveniente comenzó cuando se conoció la noticia de que un hombre con COVID-19 fue a los parques temáticos de Disney World y Universal con sus amigos, ya que la compañía se resistía a cerrar y algunos asistentes destacaron que debieron cerrar antes. Después, se conoció que suspendió sin paga a miles de trabajadores y también despidió a otros más.

Hasta septiembre de 2019, la compañía empleaba a 223 mil personas, en el segmento de Parques, Experiencias y Productos de tiene alrededor de 177,000, de acuerdo con Bloomberg.

Ahora hay un tema que no depende de la marca del todo, pero que pudo ser catastrófico para la compañía. Policías de Florida arrestaron a un hombre que se hallaba en cuarentena en una isla de Disney World cerrada al público.

Se trata de Discovery Island, antes Treasure Island, que fue un zoológico antes de cerrar sus puertas en 1999.

Richard McGuire quería pasar la cuarentena en Disney porque le parecía un “paraíso tropical” hasta que lo descubrieron. Una representante de seguridad de Disney dijo que vieron al personaje utilizando un bote de la compañía el jueves.

Aunque la zona tiene diversos letreros de “prohibido el acceso” y dos puertas cerradas, pudo ser su responsabilidad no vigilar de manera adecuada sus instalaciones y que le ocurriera algo al hombre.

Recordemos que hubo un caso complicado para Disney que derivó en una fuerte crisis de marca y la lamentable muerte de un niño. Fue también en Florida que la Policía del condado de Orange, encontró el cuerpo del niño de dos años de edad que fue arrastrado al agua por un caimán en un lago artificial en las instalaciones del hotel Grand Floridian Resort & Spa. Según los reportes de las autoridades, Disney sabía que tenía un problema con sus caimanes.

Es por ello que la compañía no debe tomarse a la ligera el caso del hombre porque al final es responsabilidad de la empresa lo que ocurre en sus instalaciones.

Te recomendamos: 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL