La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró hace algunos días al coronavirus que provoca la neumonía de Wuhan como una emergencia mundial, tanto por la cantidad de casos que hay dentro y fuera de China, como por los fallecimientos que ha provocado esta enfermedad, la cual, hasta el día de hoy, registra 17 mil casos y más de 400 muertes. Lo que menos se quiere es que el padecimiento se expanda y cobre más vida. Para lo cual, evitar un mayor contagio, algunas empresas han tomado medidas adicionales como detener sus operaciones en el territorio chino.

Entre las empresas que han anunciado el cierre en China para evitar contagios de coronavirus tanto de sus puntos de venta como de sus oficinas y sus fábricas (según sea el caso) destacan firmas como Apple, Google, Facebook, TikTok, Tesla, LG y Toyota (que es una de las últimas compañías que se han sumado a esta tendencia). En la mayoría de los casos no se ha mencionado si las medidas tendrían alguna repercusión económica, aunque se sobreentiende un impacto económico (especialmente por el cierre de tiendas); sin embargo, el CEO de Nintendo, Shuntaro Furukawa, ha comentado que en su caso sí se vería perjudicado en los ingresos de la empresa el detener la producción.

Sin embargo, las marcas de consumo no son las únicas afectadas por el coronavirus, sino que también 46 aerolíneas en todo el mundo han parado sus vuelos a China continental, entre las que destacan British Airways, Qantas, American Airlines, United Airlines, Air France, Air Asia, British Airways e Interjet.

Por si esto no fuera suficiente, recientemente Interjet comentó que había Estados Unidos prohibiría la entrada al país a cualquier persona que hubiera visitado China en los últimos 14, según dio a conocer a través de un comunicado de prensa, con la finalidad de prevenir el contagio por el coronavirus. Aunque la prohibición no es total, ya se suma a naciones como Nueva Guinea, Nueva Zelanda, Corea del Sur y Australia a las medidas de restringir el paso a pasajeros provenientes de aquel país.

La paranoia y el temor han provocado que la delgada línea que hay entre la prevención y el xenofobia se haya comenzado a borrar. En países occidentales de Europa, distintas personas que son descendientes de personas asiáticas han sufrido discriminación que anteriormente no padecían. Para hacerle frente a la discriminación que se está viviendo, hashtags como #NoSoyUnVirus se posiciones en redes sociales como una forma de protesta. Para algunos, la alerta internacional ha servido para exteriorizar la xenofobia que otrora se encontraba internalizada.

Por su parte, Hua Chunying, vocero del Ministerio de Asuntos Exteriores en China aseguró que ha habido progresos en la prevención de nuevos casos de coronavirus, por lo que ha pedido a la comunidad internacional que sea objetiva y racional ante el problema, por lo que no consideraba necesario que se cerraran las fronteras de países enteros a los viajeros provenientes de China.

Por su parte, y para mitigar el pánico que se vive en todo el mundo por este padecimiento, la Administración de Aviación Civil de China ha ordenado que no haya suspensión por parte de las aerolíneas internaciones tanto para emitir como para recibir vuelos.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL