Aunque actualmente las marcas demuestran tener mayor interés en las redes sociales, muchas de ellas no consideran la gestión que cada una de estas aplicaciones necesita, desperdiciando un recurso de gran valor para mantenerse comunicado con los consumidores. En este contexto, las empresas que ya cuentan con presencia en Instagram, suelen cometer los siguientes errores de forma común.

  • No interactuar con los consumidores
    Una de las características distintivas de las redes sociales es que permiten interactuar con los usuarios, de modo que si este recurso no se explota, no habrá resultados favorables. Al respecto, el sitio Quién no me sigue en Instagram, sugiere responder individualmente a los comentarios con el fin de crear vínculos y mejorar el engagement.
  • Exceso de publicidad
    Tan solo en México, esta red social registra 22 millones de usuarios activos al mes, según Statista. Ante esta creciente demanda, las marcas con presencia en Instagram quieren aumentar más y más su posicionamiento a través de anuncios y publicaciones excesivas. Esto por supuesto, fuera de persuadir a los usuarios, los invade hasta provocar que desistan de seguirlas.
  • Falta de constancia
    Las redes sociales son un canal que requiere de tanta atención como los puntos de venta físicos, por eso es necesaria una estrategia de medios que consiga los resultados esperados. Como parte de esta estrategia, debe existir un calendario editorial que anticipe y precise las publicaciones constantes, que le recuerden al consumidor en momentos oportunos, que la marca existe y que está creada para ellos.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL