Cada cliente, en función de la etapa de compra en la que se encuentre, es distinto y tiene distintas necesidades que deben ser cubiertas por la marca, con la finalidad de conducir el proceso hasta que se concluya la transacción. Es decir, no es lo mismo acercarse a una persona que no conoce un artículo a una que está en la parte de la decisión dentro del funnel de compra. En el caso de los primeros, ¿cómo debemos generar el approach adecuado? A continuación revisaremos los puntos clave respecto a este tema.

Una de las primeras tareas a las que se enfrentan las marcas para generar un buen approach con consumidores nuevos es que ellos no conoce a la firma ni lo que ofrece, así como tampoco tienen claro cuales son las principales características con las que cuenta. De este modo, es conveniente realizar campañas de sampling, con la finalidad de, más allá de que sólo se les platique de que va un bien que se quiere colocar, ellos tengan oportunidad de conocerlo de primera mano.

En el punto de venta, el approach se puede generar a través del material POP de la firma, pero también se puede lograr por medio de la venta activa. O sea, colocar agentes de ventas en los puntos estratégicos de negocio para que ellos tengan un acercamiento más directo y personalizado con las personas que no conocen propiamente al producto.

Otra de las estrategias que pueden generar un buen approach con el nuevo consumidor es el uso de las promociones y activaciones. A través de dinámicas y experiencias (las cuales quedan en la memoria del consumidor) es posible no sólo captar la atención de las personas, sino que también se incentiva la compra por impulso a través de un descuento o producto gratis, por mencionar algunos ejemplos.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL