La competencia dentro de un anaquel es cada vez más intensa, esto no solo por la entrada de nuevos jugadores o marcas, sino también por las mejoras o rediseños en el packaging de sus productos, esto con la finalidad de hacerlos más llamativos para el shopper.

A pesar de que su función primaria o básica de un empaque es contener y proteger las cualidades de un determinado producto, ser un agente de influencia en la decisión de compra es otro de sus objetivos, por lo que dentro del proceso de branding de una marca, la creación de un packaging que habrá de reflejar los valores e identidad de la empresa, es de vital importancia, pues será en el punto de venta donde habrá de competir y buscar la manera de hacer que la marca sobresalga del resto y así elevar las posibilidades de que el cliente adquiera el producto.

Puedes consultar: ¿Qué funciones tiene un packaging, además de proteger un producto?

Según datos revelados por el Departamento de Investigación de InformaBTL, el diseño e imagen son las características que, a primera vista, llaman más la atención del consumidor mexicano (58.6%), seguido de su cualidad de ser reusable (11.8%) y su textura (9.4%).

¿Por qué atrae un packaging la mirada del shopper?

Aun cuando cada fabricante elige ciertos elementos que estarán en el empaque de sus productos, hay algunos que son imprescindibles, independientemente del tipo de mercancía y categoría, pues contribuyen con la comunicación entre marca y consumidor en el punto de venta.

  • Color: de acuerdo con el libro “Creating a brand identity”, el color es clave en este proceso de creación, pues permite que el comprador distinga un producto estando incluso a dos o más metros de distancia, de ahí la importancia de seleccionar la paleta de colores correcta, ya que esto contribuye a que el reconocimiento aumente hasta un 80 por ciento.
  • Forma: según César Monroy, Chief Scientific Officer en Seele Neuroscience, comentó en entrevista para InformaBTL que un alto porcentaje de consumidores en el mundo pueden reconocer una marca con solo mirar la forma de su envase.
  • Símbolos: estos permiten ubicar de inmediato una marca, aún sin ver su nombre, los cuales brindan un significado a la compañía, tal como sucede con Nike y su “palomita” o McDonald’s y sus arcos.
  • Texturas: Charles Spence, catedrático y jefe del Laboratorio de Investigación Intermodales, perteneciente al Departamento de Psicología Experimental de la Universidad de Oxford mencionó que también las texturas ayuda a identificar más fácilmente un producto y saber a qué fabricante pertenece.
  • Palabras: para que los textos también sean un elemento atractivo, es necesario evitar un uso excesivo de palabras en un empaque, pues entre menos letras, más interesante y efectivo.

Te sugerimos leer:

Neuromarketing y Packaging: ¿Cómo reacciona el consumidor ante un empaque?

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL