El reciclaje es una práctica que ha contribuido ha desarrollar una cultura en pro de la sustentabilidad y el cuidado del medio ambiente. En México, existen diversas iniciativas que animan el desarrollo de costumbres que impulsen la conversión de desechos en materia prima.

En este sentido, la Asociación Nacional de Industrias del Plástico (Anipac), ha subrayado la importancia de concientizar sobre la correcta disposición de envases post consumo, así como la reducción, reutilización, reciclaje y gestión de manera adecuada de residuos.

El reciclaje ofrece diversos beneficios, entre los ambientales se encuentra el ahorro de grandes cantidades de recursos naturales no renovables, como el petróleo, gas natural, minerales y materias primas con las que se producen los plásticos. De acuerdo con ECOCE, ahorrar agua, evitar emisiones de CO2, evitar la tala de árboles, el ahorro de energía y la generación de empleos directos e indirectos, son otros de los beneficios de reciclar.

Sin embargo, no es un secreto que los empaques y embalajes son uno de los principales materiales que causan problemas en el medio ambiente, debido a que gran parte de los productos cuentan con empaques de un solo uso, y que  a causa de su mal uso terminan contaminando ecosistemas naturales como playas y océanos.

En tanto, el empaque juega un papel importante en el reciclado. Pero el ciclo del reciclaje no comienza en la separación de envases, sino también desde el diseño del packaging del producto. Siendo un área de oportunidad para que las marcas tomen precauciones en el desarrollo de sus productos, y posteriormente, en la etapa de post consumo, el reciclaje de sus empaques sean más sencillos.

La Guía de Diseño para Reciclabilidad 2017 de ECOCE y The Association of Plastic Recyclers, muestra algunas recomendaciones para que posterior al consumo se realice un proceso de reciclaje óptimo y encontramos las siguientes sugerencias:

  • El PET transparente sin pigmentar es lo preferible. 
  • Los envases azul claro transparentes son preferibles. 
  • Los envases verde transparentes son preferibles. 
  • Colores transparentes diferentes al verde y azul claro, son perjudiciales para el reciclado.
  • Colores translúcidos y opacos incluyendo el blanco son perjudiciales para el reciclado.
  • Agentes nucleantes, nebulizadores, fluorescentes, y otros aditivos para efectos visuales y técnicos son perjudiciales para el reciclado.
  • El color negro convierte a un empaque en no-reciclable.
  • Objetos de un volumen mayor a 7.5 litros (2 galones) son perjudiciales para el reciclado.
  • Tapas sin liners son las preferibles.
  • Las etiquetas de película metálica son perjudiciales para el reciclado.

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL