La comunicación es un concepto que no solamente se limita al ámbito social. Incluso se e puede señalar que la comunicación se trata de un proceso de intercambio de información.

En la actualidad, el concepto de comunicación ha evolucionado debido el desarrollo cultural con base en la tecnología, sin embargo la comunicación no deja de ser en términos muy básicos una relación entre dos unidades.

Esta relación es comprendida por los profesionales de marketing, quienes son los encargados de entender el proceso de comunicación para adecuar sus mensajes de marca, dirigidos a públicos específicos. Hoy podemos encontrar una amplia variedad de canales, los cuales tienen sus ventajas y desventajas. En los canales digitales, las marcas han encontrado la capacidad de acceder a nuevos mercados y lograr un impacto más relevante con potenciales consumidores.

El marketing directo adquiere un mayor interés por los mercadólogos ya que permite vincular más que un mensaje. Un valor genuino de la marca con el cual se establece una relación con el consumidor, y que además permite acompañarlo durante el proceso de compra, incluso alcanzar la recompra o la fidelización.

A través del marketing directo las marcas obtienen resultados mesurables. Se trata de estrategias que enlazan bases de datos, ya sea a través de correo electrónico, formularios o redes sociales y que por medio de estos canales se logra una comunicación directa, la cual permite construir una relación más sólida debido a la oportunidad para explorar en las necesidades y demandas del consumidor.

El reto de las marcas es implementar estrategias de marketing directo con información relevante sobre el mercado y una comunicación constante con el consumidor, lo que permite una retroalimentación genuina sobre los requerimientos del mercado, así como la apertura de ventanas oportunidad para determinar nuevas estrategias y la administración de acciones dirigidas a fortalecer la relación con el consumidor.

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL