Hace meses en un pub irlandés me topé con una marca de cervezas artesanales que me enamoró por su gama (La potosina, 1820, 2 de abril y Segundo imperio),  que van de las cervezas claras hasta las oscuras.

Las grandes cerveceras emplean pautas multimillonarias para darse a conocer entre el mercado, algunas le apuestan a la identidad nacional, otras al estatus, a un especifico estilo de vida o edad. Lo que no perdonan es su aparición en los eventos de entretenimiento y en las ferias más importantes del país.

Más artículos de Arturo González:
Se avecina Semana Santa y su BTL
La mafia de una empresa de telefonía celular
Un predicador muy en onda: BTL por Jesucristo

Recuerdo que en un viaje de estudios  a inicios de la universidad, por la entonces Cervecería Corona de Calera, hice mi pregunta dominguera, les consultaba cómo era que una empresa que promueve el consumo de una droga, ser permite patrocinar tantos eventos.

Al paso de los años, y siendo fanático de catar vinos, cervezas y mezcales, entiendo varios de los postulados que se discuten en nuestro país a favor de la despenalización de algunas drogas, sin embargo, aun y con el paso de los años, me sigo preguntado cuál debe ser la orientación de responsabilidad social idónea para una empresa con tal giro. Si usted lo tiene claro, compártalo conmigo.

Con la creciente tendencia a adoptar patrones de consumo artesanal, orgánico, ecológico y saludable, las empresas deben reprogramar su chip para que su oferta quepa en las posibilidades del consumidor.

Me pareció muy interesante la forma en la que trabaja LA LEGENDARIA, una microempresa potosina que desde el 15 de mayo de 2010 ha brindado en todos los sentidos de la expresión. Les comparto un video para que le conozcan más de cerca.

Les comparto algunos apuntes que se cruzaron por mi mente:

  1. La empresa se dirige a un mercado emergente y con gran impacto, entre hipster, neo hippies y juniors puede penetrar un gran nicho, además de los segmentos que han sido desatendidos por restauranteros y dueños de bares.
  2. Establece una variedad que puede ser de interés para todos los subnichos, desde el que le gusta el agua con algún imaginario toque de sabor, hasta los más nórdicos que desean sentir raspar sus gargantas al dar cada sorbo.
  3. Se asocia con los establecimientos aun existiendo contrato con las empresas tradicionales, lo que le permite a los restaurantes y bares aportar una carta más basta.
  4. Extienden su producto ofreciendo recorridos, una terraza, un restaurante llamado “La oruga y la cebada”, lo que hace de la cerveza el motivo, no sólo un producto. De sólo ver la carta vía online se me antojó, pues además se sugiere el maridaje, un verdad, una cosa bonita.
  5. Por contar con un presupuesto pequeño y por el sentido emocional de su producto, le agrega dos materiales POP, el primero son vasos y tarros con la marca paraguas, la otra parte es un porta vasos que contiene dos caras, la primera con la marca paraguas y su información general, la segunda con identidad de la cerveza que degustas.
  6. En la página web al dar tus datos puedes hacerte acreedor de premios o detalles por tu cumpleaños.

Un ejemplo de asociación, de llevar la filosofía empresarial al limite, lo que hace clientes de culto, un nicho que se atiene con mucho más que sólo cerveza, pues como lo argumentan los socios, es darle reversa a la revolución industrial para imprimirle parte de  humanidad, ese es el verdadero sabor.

www.lalegendaria.com

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL