Si se piensa que todos los desechos de productos digitales tienen una salida de reciclaje, es un error. Según el Huffingtonpost, el 23% de la basura electrónica generada dentro de los países de la OCDE se exporta a siete países, cinco de los cuales son africanos.

Más notas relacionadas con Mercadotecnia interactiva:
James Foley, la decapitación viral
Ice Bucket en un mundo de escasez
Ice Bucket Challenge, la campaña social con tintes frívolos

La basura también es un producto, en este caso son Estados Unidos y Europa exportadores de basura electrónica más importantes en el mercado. Mientras que los principales importadores son: China, India y los países africanos de Nigeria, Ghana, Liberia, Costa de Marfil y República de Benin.

Se calcula que prácticamente el 23% de la basura electrónica generada dentro de los países de la OCDE se exporta a lo siete países antes mencionados, señala el investigador de la Universidad de Oslo, Knut Breivik.

Según la revista Environmental Science & Technology, gran parte de los desechos llegan a los países de oriente y África por canales de mercado ilegales o clandestinos.

Los consumidores españoles producen casi 20 kilogramos per cápita de residuos con las viejas computadoras, móviles o consolas que se tiran al año. Gran parte de esa basura termina ensuciando a los países menos desarrollados y casi la mitad no es tratada correctamente en España. La Asociación de Empresas de Residuos y Recursos Especiales de España (ASEGRE) advierte que apenas se reciclan en sus plantas cuatro de esos kilos de desecho.

Según la iniciativa StEP de la ONU de no poder desechar los aparatos electrónicos que caducan, cada año se tendrían que levantar 10 construcciones como las pirámides de Guiza conformadas por basura electrónica.

 

Foto: Shutterstock.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL