Los pagos móviles siguen creciendo a nivel mundial. Son cada vez más los retailers y marcas que adoptan herramientas para facilitar las transacciones dentro o fuera del punto de venta.

Esto ha representado una ventaja para las empresa, principalmente ante la disminución de robos, así como un potencial en mayores ventas a través de canales digitales. Pero los beneficios no solo se extienden para las empresas. De acuerdo con el reporte Ciudades sin efectivo de Visa, la erradicación del efectivo permite al consumidor ahorrar tiempo en gestiones bancarias, traslados y transacciones al por menor, así como una mayor conveniencia y una mejor atención al cliente.

En este contexto, BanCoppel y Visa anunciaron que a partir de este mes su portafolio de débito y crédito de tarjetas Visa contará con tecnología de pagos sin contacto, con el propósito de que sus clientes tengan una innovadora forma de realizar compras de manera rápida y segura.

Además han señalado que debido a que más de la mitad de la población adulta en el país no cuenta con un servicio financiero, “los pagos digitales, apoyan la inclusión financiera, son catalizadores de la economía y aceleran la adopción del comercio digital”. Según BanCoppel, se espera que tres millones 500 mil clientes adquieran las nuevas tarjetas al finalizar el año. 

En tanto, datos de Satista, presenta la probabilidad de uso de pagos móviles sin contacto en el mercado estadounidense en los próximos cinco años en Estados Unidos. Según Statista, el 44 por ciento de los encuestados admitió que era muy probable que los pagos sin contacto se convirtieran en una forma importante de pago.

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL