Las emociones juegan un papel importante en la toma de decisión de compra, y actualmente junto con la inteligencia de datos y campañas creativas se pueden generar experiencias más envolventes, que estén decididas a marcar una diferencia en la industria de cualquier marca.

El reporte TrendSource 2018 Retail Industry Report de TrendSource, muestra los resultados de una encuesta sobre la probabilidad de comprar cuando se sienten diferentes emociones. Según los hallazgos, las emociones que motivaron a los consumidores estadounidenses a comprar en una tienda física fueron la alegría, el entusiasmo, la soledad, la tristeza, el enojo, así como el cansancio y el miedo.

La creación de campañas que apelen las emociones ha sido una de las prioridades de las marcas. Un ejemplo de esto es el lanzamiento de la Magnum Double en Méixco, que contó con una campaña disruptiva. Se lanzó una promoción que consistó en enviar un texto vía WhatsApp con el hashtag #MagnumDouble, los participantes recibiron un código para canjearlo en tiendas OXXO por una Magnum Double. Se otorgaron 300 mil códigos.

Kareli Espinosa, directora de mercadotecnia de Helados Holanda, en entrevista, ha señalado “las marcas deben tener un propósito más allá de la parte comercial”. Es por eso que la marca se ha caracterizado por hablar siempre del placer. “Magnum invita a los consumidores a liberarse para vivir el verdadero placer. Entonces, tenemos algo más allá de la prueba del producto; hay un punto de vista acerca del placer y de cómo vivirlo. Hay que una conversación más allá de un producto”.

Por otro lado, Alejandra Villarreal, directora de mercadotecnia de Alpura, en entrevista con este medio, ha mencionado que las actividades BTL permiten crear un vínculo directo con el consumidor, lo cual permite generar mayor engagement.

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL