La gente se esfuerza por encontrar a detalle las diferencias entre B2B y B2C, cuando en realidad se encuentran estrechamente relacionadas, y descubrir sus similitudes puede sernos igualmente útil al momento de su aplicación.

Los estudios realizados por empresas especializadas concluyen que las empresas B2B se enfocan en los consumidores y la decisión de compra es más emocional y todos son diferentes, mientras que en las empresas B2B los tomadores de decisiones dicen que la marca es casi tan importante como los esfuerzos que realizan los equipos de ventas para animarlos a hacer un pedido.

Business to Business o B2B, es aquella estrategia que se desarrolla entre negocios o empresas, la cual lleva a cabo el intercambio comercial de bienes y servicios. Es el típico caso del proveedor de artículos de oficina, que mes con mes surte de tóner a una compañía, para que los empleados de esta última puedan emplear la impresora y copiadora. En este caso, el departamento de Compras evalúa las necesidades que tienen en cuanto a cantidades del producto, pide cotización y quizás muestras a diversos proveedores, y elige aquel que le brinde mejor relación costo-servicio, es decir, la elección conlleva un proceso racional.

En la estrategia de Business to Consumer o B2C, se apela directamente al consumidor, es decir, el producto o servicio va dirigido al cliente final, a la persona que va a la tienda de la esquina por un refresco, por lo que el nicho es más amplio que en el B2B. Y aunque pareciera que la diferencia principal entre B2B y B2C estriba en las características de los productos o servicios, esta más bien se define en base a la naturaleza de los clientes.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL