Uno de los canales más llamativos del below the line es el street marketing, el cual busca intervenir ciertos espacios para captar la atención del público. Sin embargo, por más creativas que sean algunas campañas, lo cierto es que las marcas y agencias están saturando de información a la gente. De hecho, se estima que, tan sólo en Estados Unidos, una persona promedio recibe 3000 mensajes publicitarios todos los días. A pesar de esto, se siguen buscando nuevos espacios para promocionar productos y servicios. Un caso muy curioso lo encontramos en Japón, donde se han comenzado a poner anuncios en las axilas de las personas.

De acuerdo con información de El Periódico, la campaña ha sido orquestada por Wakino Ad Company y uno de sus primeros clientes para probar este nuevo formato ha sido Seishin Biyo, una clínica de depilación.

Pero, ¿cómo funciona este nuevo espacio de promoción? La idea es que la persona que trae el anuncio en la axila, cuando vaya en el transporte público como el metro, al sostenerse de algún tubo, muestre el anuncio, de tal modo que el resto de los usuarios puedan verlo.

Según comenta Sora News 24, se estima que el anuncio puede venir en distintos formatos y tiene un costo por hora de 10,000 yenes. Cabe destacar que, aunque no la empresa no se cierra a la posibilidad de utilizar modelos masculinos, de momento sólo se está contratando mujeres, quienes preferentemente no deben contar con imperfecciones en esta parte del cuerpo para que pueda el material promocional se vea lo más parejo posible.

Cabe destacar que los modelos reciben cerca de 77 euros por cada hora que alquilen su axila para colocar un anuncio publicitario.

Aunque el espacio escogido para la empresa parece una idea innovadora, lo cierto es que si los materiales promocionales no cuenta con un contenido atractivo y creativo, simplemente no conllevarán a que el cliente compre.