¡Agua & BTL por favor!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Nos hemos acostumbrado tanto a que los puntos de venta cuentan con un oferta tan amplia, que salir tan derrotado no está en las posibilidades de los anaqueles, pero por lo visto sí en las facultades de convenios entre dueños, concesionarios y empresas de agua embotellada.

Salí de la tienda con un garrafón vacío, me sentía tan vacío como el mismo objeto

Nos hemos acostumbrado tanto a que los puntos de venta cuentan con un oferta tan amplia, que salir tan derrotado no está en las posibilidades de los anaqueles, pero por lo visto sí en las facultades de convenios entre dueños, concesionarios y empresas de agua embotellada.

Más artículos de Arturo González:
BTL & MKT Digital: la pareja ideal
El primer BTL de México
Sonora: BTL rudo y cursi

Quiero precisar que el consumo de agua embotellada (plástico) es una ola que data de finales de la década de 70´s, debido al interés de la industria de las bebidas en generar un paradigma distinto, el cual tardó en madurar y adquirir los niveles deseados, ha sido hasta en en los últimos 3 lustros que se nos ve cargando agua de un lado a otro, consumiendo determinado número de litros y haciendo retos motivados por las marcas.

Cuando era niño le pegábamos la trompa a la llave, nos servíamos un vaso directo de la misma o buscábamos un bebedero público, la experiencia de ir tras la manguera más cercana después de jugar “fucho” no tiene más que una remembranza a eso que los rucos le decimos “buenos recuerdos”.

Abordar este tema nos remite puntos como la sustentabilidad, la estimulación de una demanda inexistente para convertirla en tema vital bajo el modelo de comercialización y a la mitificación del uso. Después de la introducción de la botella de plástico, la transportación, desechablabilidad y costo, son totalmente distintos a los patrones conductuales ya comentados al inicio.

Nuestras conductas han cambiado, por una parte nos hemos hecho selectivos e higiénicos, pero a la vez más vulnerables e ideáticos. Emprendimos la tarea de tomar más litros de agua de los necesarios y a la vez de eliminar el agua correcta, la que incluye lo que nuestro cuerpo necesita. Entonces en la esterilidad del agua, nos encontramos ante un acto de drene continuo, más por una moda que por una razón nutrimental, médica o deportiva.

Según diversos artículos de la industria, en nuestro país cada persona consume de 170 a 230 litros por año, pido disculpas por la imprecisión, pero plataformas ecológicas dan cifras más amplias, la industria refresquera cerca de la primer cifra y por ejemplo El Economista en el año 2010, advertía un consumo promedio de 234 litros anuales.

Tenemos derecho a contar con agua potable consumible para todas las actividades, este es un gran tema en medio del despertar de conciencias de los últimos tiempos, veo con agrado el emergente auge de tendencias pro, en México el tema del agua ha quedado a segundo termino, aunque la luz se comienza a ver al final del túnel.

Así que espero hagamos BTL para generar una nueva visión sobre el uso de agua filtrada, espero sean tan agresivos como el señor Bonafont que me detuvo con un garrafón vacío de Ciel en la mano y me dijo que me lo cambiaba al mismo precio del que llevaba. Preguntó donde estaba mi vehículo y lo llevó hasta él, en menos de dos minutos, la guerrilla espontánea había terminado, pero no así las posibilidades que tenemos de regresar a lo esencial, ya lo estamos haciendo en otros temas. ¿Iniciamos?

Populares

Únete a InformaBTL

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de InformaBTL

Artículos relacionados

You don't have credit card details available. You will be redirected to update payment method page. Click OK to continue.