• La experiencia en los vuelos no es la misma, hay que mantener cubrebocas obligatorio durante todo el vuelo.

  • Las filas para abordar ahora son kilométricas debido a la sana distancia y el abordaje cambia completamente.

  • Las aerolíneas han caído 55 por ciento durante este año, aproximadamente 314 mil millones de dólares.

La experiencia en los vuelos no es la misma, ahora puede parecer una tortura permanecer en un avión con cubrebocas varias horas. Ante la pandemia, el protocolo antes, durante y después de volar se ha transformado para prevenir contagios.

Previamente, el Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC) anunció las medidas que se tomarían en los vuelos, parecían como cualquier otro listado preventivo: señalización, reducción de contacto mediante check-in en línea, quioscos, uso de puertas electrónicas biométricas, entradas y salidas a través de escáneres infrarrojos de cuerpo completo, uso de termómetros infrarrojos de mano y termómetros de pistola, rediseño de las salas de inmigración, etcétera.

Si bien parecían exhaustivas, nada se compara con vivir un vuelo en la nueva normalidad y percibir los cambios en la práctica. Hay al menos 6 cambios radicales en los vuelos:

Cubrebocas durante horas

Como se mencionaba, se debe usar el cubrebocas dentro de las aeronaves, boca y nariz tapadas lo que dure el viaje, aunado a las horas en la fila para embarcar, en sala de espera, en la llegada… se convierte en horas incómodas.

Evitar moverse del lugar

En vuelos cortos es soportable quedarse en el asiento, ahora que no se puede levantar ni al baño, a menos de que los auxiliares de vuelo den su permiso. Sin embargo, en vuelos largos esto es un tormento.

Entrada lenta

Antes de subir al avión, hay que pasar por el control de seguridad acostumbrado, pero que ahora marca la sana distancia marcada en el suelo y revisión cuidadosa, así que ingresar no será rápido. Hay que prever más horas antes del vuelo para subir a tiempo.

Ambiente fantasmal

Son pocas las tiendas autorizadas para estar abiertas en los aeropuertos, así que el ambiente es completamente distinto a cuando pasabas por un café o un sandwich antes de subir al avión.

No snakcs

Una vez que no se puede comprar todo lo que se antoja antes del vuelo, tampoco se obtendrá en algunas aerolíneas que anunciaron la suspensión de distribución o venta de alimentos y bebidas.

Adiós al priority pass

Las filas para abordar ahora son kilométricas debido a la sana distancia y quienes solían ir al frente del avión e ingresar primero, ahora son los últimos en subir. El abordaje comienza de atrás para adelante.

Datos personales

Dependiendo del país de donde se llegue habrá un formulario con los datos de los pasajeros: lugares de residencia, un contacto en el país de origen en caso de emergencia, preguntas sobre si ha tenido fiebre, viajado a otros países en 15 días, contacto con COVID-19, entre otras.

De esto depende que se pueda someter al pasajero a una prueba rápida de COVID-19, por medio de saliva, una vez que se pasa, se recomienda confinamiento de al menos un día en el hotel o lugar de hospedaje.

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL