Una de las características que comparten las marcas más consumidas es que se encuentran en el Top of Mind de los consumidores. De esta manera, cuando una persona se encuentra en un supermercado o tienda de conveniencia tenderá a consumir la marca que tiene mayor relevancia en su vida.

Sin embargo, también sucede que las marcas que cuentan con un valor más alto en comparación con sus competidoras también son las más consumidas. Por ejemplo, gracias a las promociones las marcas pueden mejorar su percepción de valor, debido a que los consumidores pueden tomar un descuento como un beneficio extra.

De hecho, este factor en ocasiones motiva a los consumidores a elegir nuevas marcas porque los beneficios que ofrecen las promociones pueden ser superior a los que ofrece la marca que habitualmente consume. Por ejemplo, seguro te ha pasado que cuando visitas una tienda, piensas en el producto o marca que deseas comprar, pero qué pasa: encuentras una promoción de otra marca que ofrece el mismo producto que tenías pensado adquirir. ¿Y qué sucede? Posiblemente tiendas a llevarte el producto que marca esa promoción.

Pero también pasa que las marcas muchas veces no son planificadas y surgen en el momento que nos encontramos frente al anaquel. Por tanto, el material Pop es un elemento importante para motivar las compras por impulso. Incluso, el packaging también es otro aspecto fundamental para llamar la atención del shopper y mover al consumidor a querer probar la marca.

En definitiva, las estrategias BTL son ideales para mover al consumidor a realizar compras por impulso. En la mayoría de los casos son productos de consumo masivo como dulces, snacks, revistas, etc.

Para llevarlo  la práctica a continuación te mostramos 3 estrategias para provocar compras por impulso:

  1. Activaciones de marca
  2. Sampling
  3. Marketing Digital

Integrando este tipo de estrategias es necesario para estar constantemente en el Top of Mind del público meta y lograr cuando se encuentren frente al anaquel una compra impulsiva.