Para los que han logrado sobrevivir al Buen Fin, queda ahora hacer la reflexión de todo este proceso.

Más artículos de Fabián Ghirardelly:
Entre gastar y ahorrar…preferimos gastar
Cuatro “Méxicos” en uno

¿Logramos encontrar buenas oportunidades/ofertas?

¿Compramos este bien o servicio que tanto estábamos deseando o compramos cosas que no estábamos realmente necesitando?

¿Compramos al contado o compramos con “meses sin intereses”?

Bueno, preguntas nos podríamos plantear muchas, pero queda ahora en manos de cada uno hacer la reflexión pertinente.

Personalmente recorrí un poco el mercado y noté que había de todo. Desde descuentos muy poco atractivos hasta otros más agresivos. Desde tiendas con mucha afluencia de público a otras con una afluencia casi normal. Sí noté mucha más comunicación al respecto que el año anterior. Prácticamente todo el comercio estaba subido a esta actividad.

Una de los elementos que más me llamó la atención tenía que ver con las Tarjetas de Crédito y toda la oferta que giraba en torno a ellas: “Compra ahora y paga desde febrero 2013”, “Compra en 40 meses”, “Compra hasta en 48 meses + Puntos Dobles + Te vas gratis al cine”, “Pagando con tu Tarjeta de Crédito te devolvemos el IVA en efectivo”, etc., etc., etc.

Ahora, ¿cuántos realmente pueden aprovechar estas ofertas de tarjetas de crédito en México?. La verdad es que, aunque no lo creamos, en México todavía existe un bajo nivel de Bancarización por lo que no son muchos los mexicanos que pueden acceder a tener Tarjetas de Crédito. Existen todavía barreras importantes para muchos, aunque a otros pocos prácticamente se las andan regalando desde distintos bancos…así de cruel es la vida!!!.

Les doy algunos números. En México todavía estamos muy por debajo de otros países de Latinoamérica y sólo un 11% de los hogares utiliza una tarjeta de crédito para realizar sus compras habituales. Los principales usos que dan a la tarjeta son: 65% la utilizan para compras del súper, 40% para compra de tecnología o electrodomésticos y un 23% para comer en restaurantes.

Es interesante notar entonces que estas promociones que usan como “puente” una tarjeta de crédito, termina siendo una promoción dirigida sólo para algunos pocos de la población. Entonces el desafío está en cómo podemos ayudarles a comprar al resto de la población que no posee tarjetas de crédito, sin la necesidad de la intermediación de un banco. Aquí surgieron también en este Buen Fin algunas ofertas interesantes de algunos retailers donde por cada 1000 pesos, les devolvían en efectivo 300 o 150 pesos. Justamente este tipo de oferta lograba subir a esta dinámica de ofertas a un grupo que no tiene acceso a Tarjetas de Crédito.

Bueno, seguramente todos los que sí pudieron usar sus Tarjetas de Crédito se han quedado con algunas cuotas de más. Creo que para el próximo año se podría agregar a esta súper campaña promocional algunas advertencias en letra chica. Aquí algunos ejemplos para alegrar la semana: “Gaste con precaución”, “No se endeude a más de 78 meses…seguramente lo que compró ya no existirá en ese momento”, “No Gaste en su Suegra”, “Oferta no válida para los que todavía están pagando meses sin intereses de EL Buen Fin 2011”.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL