Para este año se espera que algunas empresas y también el gobierno, den, de manera anticipada, el aguinaldo, pero no necesariamente para que la gente ahorre más, sino todo lo contrario, para que la gente compre más, gaste más.

Más artículos de Fabián Ghirardelly:
Cuatro “Méxicos” en uno
Adultos Mayores, un nicho descuidado en México

No haremos en esta ocasión un juicio de valor al respecto pero analizaremos justamente qué pasa con el nivel de ahorro de los mexicanos.

Según uno de nuestros estudios, en México, 47% de las personas no ahorran y no piensan tampoco hacerlo en el corto plazo. Somos de los países que menos ahorramos en Latinoamérica junto con Argentina y Bolivia. La situación tampoco mejora analizando a los que sí ahorran puesto que éstos destinan a ahorro una parte muy pequeña de sus ingresos (4 de cada 10 ahorran sólo un 5% de sus ingresos). En definitiva, claramente tenemos un problema aquí. Derechamente no ahorramos o ahorramos muy poco.

Es interesante ver que los que sí logran ahorrar lo hacen principalmente para enfrentar alguna complicación futura. Parece una medida inteligente, pero ¿por qué es tan poco imitada?

Nuestro estudio arroja algunas pistas. Primero, nos sentimos más impactados por los cambios en la situación económica que vive hoy el mundo que otros países de Latinoamérica. Esto tiene algo de sentido puesto que no hay otro país de Latinoamérica que tenga el nivel de dependencia a la economía norteamericana que México (prácticamente el 80% de lo que México vende al mundo se lo vende a Estados Unidos). Obviamente al estar en problemas nuestro principal comprador, podría claramente resentirse nuestra economía y esto podría afectar el nivel de ahorro de los mexicanos. Pero, por otro lado, seguramente antes de esta crisis, la situación del ahorro en México no era tan distinta a la actual.

Segundo, el nivel de deuda que tenemos actualmente tampoco nos está ayudando a ahorrar. Desde 2008 a la fecha, un 35% de los encuestados se encuentra más endeudado y un 24% también declara que planea endeudarse todavía más este año…ufff!!. Obviamente si seguimos con este camino nunca seremos capaces de ahorrar. Lo que me parece más impactante es que cuando preguntamos en qué se están endeudando, declaran hacerlo principalmente en compra de electrodomésticos, alimentos, bebidas y ropa, es decir, en cuestiones sumamente básicas.

Lo anterior debería ayudarnos en algo a entender este fenómeno, pero seguramente hay un factor todavía más profundo detrás: nuestra poca cultura de ahorro asociada a una baja educación al respecto. Seguramente nunca se nos ha fomentado el ahorrar como sí se nos ha fomentado el comprar. Siempre será mejor ahorrar para comprar que comprar con deuda, pero seguramente no tenemos la paciencia necesaria ni los hábitos adecuados para conseguirlo. También es cierto que muchas cosas no podríamos comprar si no nos endeudamos (casas, autos, etc) pero muchas otras sí lograríamos conseguirlas sin entrar en este camino.

Claramente entre gastar o ahorrar, en México y seguramente en gran parte del mundo, preferimos gastar. Somos una sociedad que no ahorra. Tenemos aquí entonces una gran oportunidad en fomentar el ahorro entre las personas para así ser capaces de enfrentar de mejor manera cualquier percance futuro o crisis económica que ande dando vuelta por el mundo.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL