Contar una historia, ya sea real o ficticia, siempre es un gusto escuchar, y como parte del BTL, el storytelling se ha vuelto una técnica eficaz y con reconocimiento mundial.

Y es que una de las características que tuvieron en común varias de las campañas premiadas en la reciente edición del Festival de Cannes, fueron sus historias, llenas de emociones y situaciones que invitaban a reflexionar sobre una situación o tema en especial.

Según la revista Scientific American, cerca del 65 por ciento de nuestras conversaciones están compuestas de historias personales.

¿Qué función de marketing comprende el storytelling?

Como cualquier otra estrategia BTL, el storytelling también debe fomentar ventas, así como mejorar la presencia de marca; la diferencia con otras técnicas es que a través de una historia, es como una empresa trata de ponerse en la mente del target, conmoverlo, emocionarlo, hacerlo reflexionar sobre algo, que se sienta identificado y le fácil recordar el nombre de la marca, así como la propia campaña.

Además de despertar emociones, siendo esto su principal activo, el storytelling tiene funciones específicas como las siguientes:

  • Ganar nuevos consumidores: quizá una persona no sienta gusto por cierta marca, o simplemente no la conozca; sin embargo, cuando mira una campaña compuesta por una historia que le conmueve, lo emociona y le deja una enseñanza, puede ser que se despierte ese interés por la empresa, sus productos y se convierta en un cliente potencial.
  • Hacer que el target se sienta identificado con la marca: definir de forma adecuada las emociones que se quieren mostrar con la historia y buscar la forma ideal de transmitirlas, crear una narración con personajes con situaciones que sean familiares para el target, hacer notar la relación que tiene la marca y producto con la historia, y cómo influyen en la vida de los personajes, son elementos que hacen de ese storytelling una historia que ayudará a que el consumidor se sienta identificado con la empresa.
  • Generar lealtad en el cliente: las nuevas generaciones de consumidores, lo que menos desean por parte de sus marcas favoritas son campañas intrusivas, donde todo el tiempo se les promocionen productos o el mensaje directo sea una compra. Por ello, el storytelling funciona como un método para impulsar una venta, misma que apenas es perceptible gracias a su historia, ya que esta estrategia se enfoca en una conexión emocional, mediante la cual se dé una compra posterior y una preferencia por cierta marca, además de una recordación. Ana Belén Díez, directora de marketing de La Costeña señaló que usar un storytelling para tener lealtad del target es una excelente opción, que además genera amor hacia la marca.

 

 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL