De acuerdo con el estudio “Perfil Shopper Marketing 2020” del Departamento de Investigación de Merca2.0, el 41.4 por ciento de los mexicanos pasan solo entre 20 y 30 minutos en las tiendas en medio de la contingencia, situación que impacta las ventas.

Ante el riesgo de contagiarse, los consumidores están eligiendo comprar en el lugar más cercano (51 por ciento) y muy pocos se mantienen mucho tiempo en un establecimiento, solo 22.7 por ciento permanecieron más de 45 minutos.

Este panorama vislumbra retos enormes en los puntos de venta, pero siempre tienen el material BTL para apoyarlos. Su efectividad los ha mantenido durante décadas como una estrategia efectiva y especialmente hay un elemento que puede ayudar a extender el tiempo del consumidor en el punto de venta.

El Stop portero para la industria es un recurso de metro y medio de altura o más, es el material POP que se debe colocar en las entradas, al inicio o final de un pasillo, o a un lado de la la categoría donde se encuentra el producto para conseguir entrar en el paso de los clientes.

Cuando el consumidor se encuentra con él, se detiene porque se encuentra en su camino y generalmente acapara su atención con promociones u ofertas, todo dirigido a generar mayores ventas.

Lo has visto infinidad de veces, pero para ser más claros se puede ejemplificar con un Stop portero de un cine, que es el ejemplo más común:

En la imagen se puede distinguir una de sus características fundamentales, la de promocionar una novedad, pero también se usa para comunicar temporalidades o lanzamientos, pero sobre todo rompe el trayecto del shopper y da momentos de ventaja a las tiendas.

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL