Miles de historias se han escrito alrededor de la Familia #Rockefeller, desde el origen del patriarca John D. y su monopólica Standard Oil Co., hasta el presunto Illuminati de David Rockefeller, quien murió el pasado veinte de marzo a sus 101 años de edad y a quien le falló el séptimo corazón que se había comprado con sus miles de millones de dólares.

Así pues, al magnate David Rockefeller se le han colgado infinidad de “milagritos”: desde golpes de estado a nivel mundial; la fundación del “inexistente” Club Bilderberg; el siempre conspirativo Nuevo Orden Mundial o el relajante y exclusivo Bohemian Grove de Monte Rio, ubicado al norte de California.

Es decir, que este entrañable viejecito y sus cuates como: el financiero George Soros, el Barón John de Rothschild y el político Henry Kissinger, lograron durante los últimos sesenta años influir en múltiples decisiones que han afectado al mundo mismas, y que desde mi punto de vista, han extrapolado la desigualdad social, dividiendo a los países por bloques económicos para después intentar conjuntarlos a conveniencia en ese utópico sueño del New World Order [#NWO] y que no es otra cosa que alienar a los países para obtener beneficios en la explotación y saqueo de sus recursos naturales, de población o en su capacidad de producción.

En este contexto, la muerte del sedicente reptiliano de David Rockefeller derrumba el mito para construir la leyenda, misma leyenda que abrirá millones de espacios para la fantasía sobre si la Luz de su vida se apagó en pleno inicio del equinoccio de primavera y bajo esas “teorías esotéricas” se construirán todo tipo de especulaciones, las cuales harán las delicias de los fans de las teorías de la conspiración hasta las creencias más disparatadas de que algunos extraterrestres vinieron por él para llevarlo a las estrellas y desde el sol, renacer.

Sin embargo, lo que es indudable de Rockefeller fue su capacidad para generar riqueza, así como su astucia para influir en un entorno que no era globalizado hace cien años y su visión para marcar rumbo en los distintos procesos económicos desde los años cincuenta hasta la fecha.

Finalmente, estoy seguro de que él nunca aspiró a ser un Santo o algo que se le pareciera, así que citando al célebre Frank Underwood de la serie @HouseofCards:

Él entiende la diferencia entre dinero y poder. Eso es precisamente lo que lo hace peligroso. Él no mide su riqueza en jets privados, sino en almas compradas

Si tienen alguna duda no dejen de mandarme sus comentarios y con gusto se los responderé.

¡Hasta la próxima y síganme en Twitter! @Benavideslaw o visiten mi Fan Page: https://www.facebook.com/benavideslaw/

TAMBIÉN, ESCÚCHENME @enlanoticiaabc TODOS LOS #Martes Y #Jueves A LAS 2:15 DE LA TARDE por @ABC760AM #Radio https://livestream.com/ABCRadio/760AM

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL