5 acciones que te harán el jefe menos querido por tus empleados

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Un líder siempre buscará el respeto y la confianza de sus colaboradores, pero un jefe, parece que se empeña en ser una de las personas menos apreciadas por sus empleados.

Un líder siempre buscará el respeto y la confianza de sus colaboradores, pero un jefe, parece que se empeña en ser una de las personas menos apreciadas por sus empleados.

Y es que la acciones o comportamiento que los jefes tradicionales tienen, regularmente resultan en una desconfianza y molestia para el resto del equipo de trabajo. Gritar frente a todos, no reconocer la labor de los miembros del equipo y presionar sin razón son situaciones que no benefician en nada el trabajo grupal, por el contrario, lo único que alientan es un ambiente laboral adverso, donde la rotación puede ser un efecto muy recurrente.

Si crees que puedes estar en esa delgada línea entre jefe y líder, te decimos 5 acciones que delatan a esos jefes poco apreciados y respetados por sus colaboradores.

Saturar de trabajo a tu equipo

Una cosa es tener mucho trabajo, y otra muy diferente cargar la mano con toda intención. Cuando un jefe designa muchas actividades a sus colaboradores, va a llegar un momento en el que tanto en mente pueda ocasionar molestias físicas y eleve los niveles de estrés.

Y si a eso sumas el trabajo que te corresponde, seguramente la reacción que tendrán tus empleados será de enojo, y en el peor de los casos, una renuncia inmediata.

Pasar por alto sus aciertos, pero sí resaltando sus errores

Es difícil no errar en cualquier momento; como seres humanos no estamos exentos de errar en el trabajo, pero esto se complica cuando un jefe sólo se ocupa de resaltar los errores de su equipo y los evidencia frente a toda la empresa.

Y como todo típico jefe, no reconocerá cuando lo realizado por el equipo sea positivo y sobrepase los resultados esperados. Al no reconocer el esfuerzo de los colaboradores, esto también puede ser motivo suficiente para que tus empleados digan adiós.

Tener a tus empleados favoritos

Cualquiera que sea la razón, si existe distinción entre colaboradores, esto generará una rivalidad y ambiente hostil entre los miembros del equipo, además de que como jefe no serás del agrado de la mayoría.

Ser condescendiente

Acercarse y hablar con los colaboradores como si fueran personas inferiores a ti te harán ganar enemistades en poco tiempo, porque con este tipo de comportamiento tus empleados sentirán que minimizas su capacidad.

Decirles cosas que los hagan ver como personas no aptas para el puesto que desempeñan, sin conocimiento alguno sobre su trabajo o como personas no capaces de solucionar algo, lo único que te dará es una falta de compromiso por parte de tus colaboradores, y en consecuencia obvia, una renuncia.

Rigidez ante todo

Aunque sepas que puedes dar una prórroga o hay posibilidad de ser flexible con el horario de entrega de resultados, seguramente como “buen jefe” dirás que no es así. Ser rígido todo el tiempo te cierra la oportunidad de que tus colaboradores se acerquen contigo y tengan confianza.

Lo ideal es que cada lugar de trabajo tenga un líder la frente, pero cuando esto no sucede, lo más lógico es que sea un jefe quien esté a cargo, una figura que lejos de beneficiar el trabajo conjunto, hará que cada miembro del equipo se desanime, le cause enojo sólo con verte y la rotación tal vez comience.

 

Recomendación del día

Populares

Únete a InformaBTL

Únete a más de 25 mil lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de InformaBTL

Artículos relacionados

Entre políticos posmodernos te veas

Elecciones por aquí, por allá y por acullá. En Europa, Latinoamérica y México ¿Qué me importa a mí un carajo las elecciones? Las elecciones democráticas

You don't have credit card details available. You will be redirected to update payment method page. Click OK to continue.