Debido a la conveniencia que ofrecen las compras en línea, una parte de los consumidores mexicanos han optado por realizar compras en línea con mayor frecuencia.

En efecto, el precio de los productos, la información y el tiempo de envío aumentaron de importancia y fueron los principales factores a considerar para las compras en línea en 2017, según el Estudio de Comercio Electrónico en México 2017 realizado por la Asociación Mexicana de Venta Online.

Pero, a pesar de los beneficios que puedan presentar las tiendas online aún está presente el paradigma sobre si las tiendas en línea son complementarias o independientes.

En los últimos años, las páginas web de las tiendas minoristas se han convertido en más que un canal de comunicación con los clientes. Más bien, ahora son un canal de venta que se estima se posicionen debido al incremento del uso de teléfonos inteligentes.

Sin embargo, ¿estos dispositivos son aliados? Quizá la respuesta más acertada es: un competidor. KPMG en su estudio La realidad de los consumidores online, señala que los consumidores independientemente de la generación a la que pertenezcan, utilizan el dispositivo móvil en la tienda física principalmente para buscar información del producto y especificaciones, comparar precios o consultar las opiniones que hay en Internet sobre el producto que desean adquirir.

De tal manera que uno de los retos de las tiendas minoristas es aprovechar estos beneficios para su propio bien, ya que si no se logra, puede que los consumidores finalicen su compra en otra tienda.

Los retailers que busquen reinventarse saben que la tecnología ya no es un factor complementario en la experiencia de compra y que ahora es algo fundamental, según Deloitte.

En definitiva, la reputación de marca del minorista en línea, herramientas de dimensionamiento, múltiples opciones de envío y, sin duda, una experiencia omnicanal son hoy en día factores que deben ser explotados por los retailers para lograr destacar en el sector.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL