La profesionalización del below the line debe estar orientada a las necesidades de las compañías de estar más cerca del consumidor, de encontrarse con éste en el punto de venta, y principalmente de lograr un impacto duradero por medio de campañas exitosas.

Más notas relacionadas:
Dos ingeniosas e impactantes campañas below the line para promocionar un jugo
3 creativas campañas below the line en eventos masivos que debes conocer
Fomentan cultura del deporte con estrategia below the line

Esta profesionalización se vincula sobremanera con el entorno laboral por las tendencias del consumidor, que es sumamente cambiante. Lizet Chemor, CEO de Dalichegar asegura que no estar preparado impide al profesional reaccionar y satisfacer las demandas del consumidor.

“Cuando no ‘vendemos’ adecuadamente entonces nuestros clientes nos dejan… Siempre el objetivo de una agencia debe ser que aumenten las ventas de los clientes. Si esto no sucede, los egos no valen, simplemente, no funciona”, explicó en entrevista.

En México, el mercado BTL está compuesto por un sin fin de agencias que intentan ofrecer los servicios que la mayoría de las marcas están demandando. No obstante, esto no quiere decir que cumplan con el nivel de especialización que se requiere para obtener los resultados esperados por los clientes.

De acuerdo con Alejandro Bracho, director general de Makken, es muy difícil para las agencias hacer una promoción o experiencia memorable; un buen engagement se logra gracias a la ejecución, pero también al pensamiento estratégico.

“Tenemos que ser mucho más audaces en lo que hacemos, y prepararnos aún más para obtener los mejores resultados con nuestros clientes. Llevarlo a la realidad es fácil, hacerlo perfecto muy pocos”.

Aunque vemos que algunas agencias se han ido especializando en actividades meramente dedicadas al BTL, aún falta mucho por hacer, ya que no hay suficientes candidatos que cuenten con la preparación, creatividad e innovación para realizar campañas distintas a lo que actualmente ya se hace.

En opinión de Lizet Chemor la profesionalización del sector se vislumbra bien, pues con la globalización basta con observar y seguir tendencias. Sin embargo, la realidad es que en comparación con otros países, sobre todo de Europa, el below the line en México es como un limón al que se le puede sacar mucho más jugo.

Foto: Shutterstock

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL