La Venta Directa o Face to Face se refiere a la comercialización de bienes de consumo y servicios, pero el trato se realiza directamente con los consumidores, por medio del contacto personal. Un vendedor acude a ellos, generalmente en los hogares, en domicilio de clientes meta, en el trabajo o cerca a un local comercial.

Entre las ventajas de la Venta Directa está que se fortalece durante periodos difíciles, de crisis y depresiones debido a que el centro de este sistema se concreta en emociones. Además de las remuneraciones económicas, el contacto de cliente con el vendedor se generan lazos de amistad y familiaridad. Mismos lazos que se mantienen incluso en tiempos difíciles.

Las fortalezas de la venta directa

Frente a diversos modos de venta, las promotoras de la venta directa, ya que la gran mayoría es del género femenino, se caracterizan por realizar su venta con base en la motivación, ya que esta dinámica es un medio para generar ingresos, sea como refuerzo de su economía o como la entrada única de dinero.

Dicha técnica ha desarrollado estrategias más eficaces como marca y consiguen nuevas alternativas para llegar a los consumidores con fines exitosos de venta. Además ha logrado mantenerse dentro de sus esquemas tradicionales. Por otro lado, ha llegado hasta el mercado del retail, también ha formado franquicias, usa stands como apoyo temporal en centros comerciales y demás campañas.

El objetivo principal es la creación de negocio, tanto para las marcas como para los “Representantes de Ventas”.

Ahora incluso se está incursionando en el comercio electrónico. Se están creando sites atractivos y completos con campañas de e-mail marketing.

Como todo canal de comercio, la venta directa se ocupa por mantenerse y evolucionar con el perfil del consumidor, por ello su interés en el comercio electrónico. El reto estaría en sumar la experiencia de este tipo de venta y dominar a su modo el e-commerce, todo para dominar dicho canal.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL