En menos de una década, la economía colaborativa ha desarrollado importantes mercados a nivel global. Se trata de un mercado que se caracteriza en que los consumidores confían unos en otros para satisfacer sus deseos y necesidades. 

Las economía colaborativas consiste en dar, intercambiar, prestar, vender, alquilar y compartir productos y servicios por una tarifa, a través de transacciones B2C o B2B. Una economía colaborativa también es conocida como una “economía compartida”. 

De acuerdo con World Economic Forum, el crecimiento explosivo de la economía colaborativa ha detonado el desarrollo de plataformas que operan con base en esta economía. La industria de la movilidad y automotriz es un de los ejemplos más claros, hace unos años era inimaginable que una persona pudiera moverse por medio de un transporte privado, sin embargo la llegada de Uber y otras marcas competidoras como Lyft o Cabify, hoy en día son marcas referentes de este tipo de modelo económico. 

Sin duda, la economía colaborativa ha llevado a los sectores tradicionales hacia nuevas oportunidades de negocio  y se prevé que sectores como el transporte, hospitalidad y servicios vía streaming, por mencionar algunos, alcancen ingresos por 670 mil millones de dólares en 2015, según datos de PwC.

Una de las tendencias de la economía colaborativa, según World Economic Forum, es la búsqueda de la eficiencia de recursos, en otras palabras, la sustentabilidad, debido a que el consumidor opta cada vez más por servicios que garanticen un impacto reducido al medio ambiente, y que sigue siendo un importante desafío para las empresas. Sin embargo, la principal barrera que envuelve a firmas que operan con este modelo económico es la regulación. Cabe señalar que marcas como Uber y Airbnb han enfrentado recientemente problemas en distintos mercados alrededor del mundo por el impacto generado hacia empresas tradicionales.

Se estima que la economía colaborativa continúe incrementando la participación de más empresas en ámbitos de movilidad, intercambio de bienes y servicios, turismo, espacios, trabajo de cuidados, financiación, vivienda, conocimiento, producción y alimentación, por mencionar algunos.

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL