¿Por qué Spanglishamos?

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Cada vez es más frecuente el número de slogans o frases publicitarias en inglés, empleadas en nuestra industria por reconocidas marcas y compañías, en su mayoría globales.

Cada vez es más frecuente el número de slogans o frases publicitarias en inglés, empleadas en nuestra industria por reconocidas marcas y compañías, en su mayoría globales. Ya no sólo son los nombres de marcas (aún cuando éstas son creadas en México y exclusivamente para el mercado mexicano) las que podemos escuchar o leer en el idioma de nuestro vecino del norte. Pero lejos de criticar impulsivamente, vale la pena hacer un buen análisis sobre el porqué de su uso y la rápida difusión que esta tendencia ha tenido en nuestro país y en otros de habla hispana.

Más artículos de Jaime Torres:
Estrategia 360: Alrededor de una marca,
El efecto placebo de las marcas

¿Es quizá la intensión de destacar empleando un lenguaje “aspiracional para muchos”? ¿Demostrar que se trata de una marca con presencia internacional y que da confianza? ¿Apantallar al gerente de marca o al director de marketing que gusta de emplear a diestra y siniestra términos en inglés norteamericano cuando presenta su estrategia? ¿Quizá segregar al segmento de mercado que no habla inglés o no le gustan los vocablos en ese idioma? ¿Tendrá que ver con una falta de identidad o de orgullo por nuestra cultura mestiza? ¿Para camuflar el inadecuado empleo de nuestro idioma materno?

El hecho es que en muchas campañas de comunicación e incluso, en nuestra vida cotidiana, ¡spanglishamos! (mezclamos de manera infausta vocablos y frases en castellano e inglés). Pero el “spanglisheo” no sólo es propio del clásico “wannabe” (aquí si disculparán ustedes pero no hay en castellano una traducción que encaje tan afablemente con lo que quiero comunicar), que lo hace suspirando, echando los hombros hacia atrás, levantando la barbilla y liberando una mirada presuntuosa a su interlocutor (todas esas clases de inglés y el esfuerzo invertido no deberán pasar en vano, quizá piense), o de quien siempre soñó con nacer del otro lado del río Bravo, e incluso de quien pretende encajar a como de lugar en cierto estatus social. Todos, al menos en algún momento, usamos vocablos o frases en inglés. Y no me refiero solamente a los términos de mercadotecnia que aún no tienen una traducción exacta en nuestro idioma, sino a muchos que sí podríamos traducir con exactitud.

Escribir “Sale” en lugar de “Rebaja”, Merry Christmas en lugar de “Feliz Navidad”, llamarle a un estudio o investigación “research” e incluso acuñar frases en inglés como “got it?”, “that´s an issue” o “big deal” dentro de nuestras conversaciones en castellano.

Lo cierto, es que en muchas ocasiones ha funcionado. Incluso, existe una aerolínea (Vueling) que ha llevado el spanglish a su máxima expresión. Pero en otras, valdría la pena conocer cómo ha impactado y qué tanto se han comprendido bien los slogans o frases publicitarias en inglés, aún entre quienes presumen masticarlo con destreza.

Valdría la pena también, y en todos los países de habla hispana, un esfuerzo por primero usar un mejor castellano y fructificar esa riqueza lingüística que vale la pena desempolvar. ¿Qué opinas? Et si l´on parle mieux français?

Sé parte de InformaBTL

Únete a más de 25 mil lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de marketing de consumo, BTL y retail tu correo.

Populares

Contenido Premium

Recomendación del día
Más sobre Below The Line

Artículos relacionados

You don't have credit card details available. You will be redirected to update payment method page. Click OK to continue.