Toda estrategia de marketing consiste en la ejecución de actividades alrededor del producto o servicio, precio, distribución y comunicación. Se trata del popular mix de mercadotecnia que ayuda a coordinar los esfuerzos para entregar valor al consumidor.

La actividad de promotoría es parte de la comunicación de una marca, que a través de sus características permite distinguir con precisión una oferta de manera temporal. Los muestreos, folletos informativos, demostraciones, concursos y activaciones son acciones que complementan e incentivan a corto plazo, de manera directa e inmediata, la demanda de un producto.

En el último año, marcas y agencias han realizado esfuerzos extraordinarios para ejecutar este tipo de actividades en punto de venta, logrando en muchas ocasiones la rotación de un producto en tienda más de lo esperado, impulsando así las ventas por temporadas. En México, el Día del Niño, las vacaciones de verano, el Día de las Madres, El Buen Fin y Navidad, por mencionar algunas, son las mejores temporadas para realizar promotoría.

De acuerdo con el Estudio de consumo en retail 2019 del Departamento de Investigación de InformaBTL, la asistencia de un promotor es uno de los factores que influyen en el consumidor durante su proceso de compra de un producto. Más allá de una activación, el acomodo del anaquel o la entrega de un producto promocional.

Entre las categorías que utilizan de forma constante esta actividad se encuentran: alimentos, productos para el cuidado personal, bebidas no alcohólicas; siendo las tiendas de autoservicio, clubes de precio, centros comerciales y las tiendas departamentales los lugares con mayor actividad de promotoría. 

Para leer completo este y otros artículos, suscríbete a nuestra revista impresa, dando clic aquí.

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL