Desde el año pasado, algunas marcas de productos dirigidos a hombres se han dado a la tarea de comunicar una visión distinta de la masculinidad, como es el caso de Gillette.

Esta marca líder en el mercado de artículos de higiene personal lanzó el día de ayer su más reciente campaña llamada “The best a man can get”, pieza de contenido difundido a través de las redes oficiales de esta firma, mismo que hasta el momento reporta casi 10.5 millones de reproducciones y poco más de 30 mil comentarios, los cuales refieren opiniones encontradas.

El mensaje que la marca busca dar con esta reciente campaña es mostrar que la masculinidad o lo que representa ser un hombre no debe estar vinculado con violencia, sexismo, discriminación o bullying. Sin embargo, no todos los usuarios de redes sociales y demás publico han entendido así dicho mensaje.

Algunas personas, sobre todo hombres, han emitido comentarios en donde afirman que la marca ha emitido una comunicación en donde hacer ver mal a este género, además de significar un movimiento anti hombres que generaliza una serie de situaciones que no necesariamente representa a todos los varones, ni mucho menos que los caracteriza.

El descontento de varios hombres ante el mensaje de Gillette con esta campaña ha provocado, además, un boicot en contra de la marca por parte de los mismos usuarios de redes sociales y algunos consumidores.

Uno de ellos ha sido el periodista de origen británico Piers Morgan, quien redactó un tuit en el que catalogó a este anuncio publicitario como insolente.

Por su parte, James Woods, actor estadounidense, también fue uno de los hombres que se manifestó en contra de la campaña de Gillette, afirmando que la marca solo hace ver a los hombres como horribles personas y que derivado de este mensaje dejará de utilizar sus productos.

Hershey’s es catalogada como sexista por esta campaña

#HacerElBienHaceBien fue el nombre de  campaña de promoción implementada por Hershey’s, en octubre del año pasado, misma que fue criticada en redes sociales y señalada por los propios usuarios de redes sociales como clasista.

Para esta estrategia de marketing, la compañía se alió con algunos influencers, quienes se encargaron de repartir a personas de escasos recursos y situación vulnerable barras de chocolate, para después subir una fotografía de ese acto en sus cuentas de Instagram, bajo el mencionado hashtag.

Poco después de comenzar con la publicación de fotografías, usuarios de estas plataformas digitales iniciaron una conversación alrededor de la campaña, la cual versó en comentarios negativos.

 

Te puede interesar:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL