Cada vez son más las empresas que incursionan en el comercio electrónico para poder vender sus productos no sólo de forma física y en su misma área geográfica. Y aunque este tipo de mercadeo aún está en expansión, representa una buena alternativa para las marcas que gustan por pulir sus sitios en Internet.

Más notas relacionadas con Mercadotecnia digital:
Los 20 emojis de Game of Thrones
Merca digital y la invasión de los Emoji
Creativa acción contra el bullying roda por las redes sociales

Fabián Ghirardelli de Kantar Worldpanel indicó que el e-commerce tiene una alta tasa de crecimiento en países como Francia y China, mientras que a nivel mundial su auge es de un 31%. De este modo, el pronostico es que en 2016, el comercio electrónico podría tener una participación del 5% en el total de las compras de productos de consumo masivo.

En países como Colombia, la comercialización por Internet no es inexistente. Muchos empresarios han optado por impulsar sus productos y servicios a través de la web. Es el caso de Agromall, una web que fue creada en Bogotá con el fin de conectar a los campesinos con empresas agrícolas.

La idea es trabajar bajo un esquema de Marketplace y callcenter, esto es, que el campesino pueda manifestar sus necesidades e inquietudes en torno a la industria y los clientes de la plataforma puedan ofrecerle una solución, así como insumos y maquinaria.

Una de las ventajas de crear este tipo de canales de venta es que abre la puerta a las negociaciones y vínculos comerciales con otras empresas extranjeras. Por ejemplo: Agromall podría comercializarse dentro de un mes, gracias al soporte tecnológico de la empresa canadiense Backbone y la colombo-chilena Celmedia.

Foto: Shutterstock

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL