Lanzamientos, rediseño de packaging, ofertas o descuentos, campañas de marketing o innovaciones, son algunas de las cosas que se puede comunicar por medio de un material POP.

Con este tipo de acción de marketing, fabricantes pueden maximizar no solo su promoción de marca, sino también impulsar la de sus productos en anaquel, así como de los servicios con los que cuentan.

Durante 2017, de los 51,879 millones de pesos que se invirtieron en la industria Below The Line, un 4.1 por ciento de ese capital se usó en el desarrollo de este tipo de acción de promoción en retailers.

Tiempo, factor clave en el diseño de material 

Cuando una marca busca promocionarse mediante una pieza de material POP en punto de venta, debe tener claro primeramente los objetivos que persigue con esta estrategia y enseguida pasar al diseño del mismo. Y es justo en esta etapa cuando el tiempo se vuelve un factor decisivo en su creación. ¿Por qué lo es?

Christian Bartlet, Gerente de Marca de Whiskas mencionó en entrevista que un cliente no suele atender mucho tiempo una anaquel, por lo que es vital que el material POP sea capaz de comunicar un mensaje de forma clara, concisa y con los elementos de diseño correctos que le permitan al shopper entender completamente la información.

Según la agencia Storecheck, son aproximadamente 6 segundos los que un shopper interactúa con una cabecera en anaquel.

Dijo también que al ser el punto de venta un lugar en el que muchos clientes toman la decisión de compra, es necesario que la comunicación con material POP sea en el momento preciso, el cual muestre las características de la marca y producto y que sean fáciles de identificar, lo cual dependerá de la adecuada distribución de cada elemento gráfico en dicho material.

Así mismo mencionó que la vigencia de esta estrategia se define de acuerdo al propósito de su creación, tales como lanzamientos, promoción, reelanzamiento, rediseño de packaging, anuncio de nueva campaña, entre otros.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL