De acuerdo con información del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), el transporte público en la Ciudad de México se ha vuelto en uno de los lugares más peligrosos paras las mujeres.

Más de 65% de las féminas que usan este sistema de movilidad en la CDMX aseguran que en algún momento han sido víctimas del acoso sexual, sin embargo no realizan la denuncia. Cada año se denuncian cerca de 300 casos de acoso sexual, de éstas 200 han sido en el transporte público.

Pese a que el gobierno de la Ciudad implementó un sistema de usar silbatos en caso de algún problema de esta índole dentro de las instalaciones, las personas creen que este artefacto, la verdad de las cosas es que el programa no ha tenido éxito y no se considera eficiente para este tema social.

Es por ello que dentro de las instalaciones la organización Mensajeros Urbanos se dio a la tarea de realizar un experimento a modo de acción social para videograbar una escena que simula el acosos sexual.

En la grabación los integrantes del colectivo explicaron que simularían una escena de acoso hacia una joven que supuestamente viaja sola en el metro para ver si alguna persona acudía en su auxilio.

El experimento dio como resultado que hay gente que está dispuesta a ayudar a las personas, en este caso a la mujer que fungió como la víctima de acoso fue socorrida por algunos usuarios del sistema.

Fotos: Redes sociales

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL