Hay que tomar en cuenta que los medios digitales no son el fin de los medios tradicionales ni del BTL, mucho menos del Marketing Directo. Al contrario, son integrales.

Como ejemplo en esta ocasión haremos referencia a Vicky Form. Esta marca de lencería bautizó a sus catálogos como Sexy Book y además de imprimir una nueva edición cada tres meses, está disponible en versión digital. La venta por este canal representa uno de los pilares más fuertes de la marca, y prácticamente es el negocio de 120 mil mujeres.

En entrevista, Patricia García, gerente de Mercadotecnia de Vicky Form, explicó que hay una olla hirviente sobre si los catálogos siguen vigentes o no, pero en su experiencia, éste “es un instrumento básico que sirve para llevar a la marca a las casas, oficinas y a la gente que compra en un espacio que no es una tienda como tal”.

Cabe decir que estas herramientas de venta cobran más fuerza cuando se les vincula con otras aristas del BTL, por ejemplo el Street Marketing. Para presentar un nuevo tamaño de catálogo, la marca antes mencionada ideó una ruta que va de Parque Residencial Coacalco, hacia el metro Indios Verdes, pasa por División del Norte y Colonia del Mar. La idea es bandear camiones con el nuevo tamaño del catálogo.

“Queremos sensualizar la ciudad y por ello estamos haciendo algo creativo y pícaro con autobuses que están circulando por la ciudad con la frase ‘Vas a querer que la siguiente parada sea la tuya’”, detalló la vocera.

Otra de las patas que acompaña a esta estrategia es que el nuevo catálogo aparece en las fragancias Paris Hilton, bajo el slogan “El tamaño sí importa”.

De este modo, la marca pretende potenciar el lanzamiento de este catálogo, una herramienta de venta que continúa vigente.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL