Facebook se ha convertido en el monstruo de las mil cabezas: desde la perspectiva del social media, mantiene la hegemonía como la red social con mayor cantidad de suscriptores en todo el mundo (2,800 millones, según de Financial Times), también se ha convertido en líder en el sector de la mensajería por medio de Messenger y de WhatsApp. En su afán por diversificar, la empresa incluso ha buscado competir con Tinder con la más reciente de sus funciones, “Parejas”. Sin embargo, un paso que puso de nervios a muchos, fue cuando la empresa buscó crear su propio activo digital.

A lo largo de este año, un tema que dio mucho de qué hablar ha sido Libra, la criptomoneda creada por Facebook y que formaría parte de una cartera digital conocida como Calibra, cuyo funcionamiento estaría bajo la dirección de David Marcus, ex director en PayPal. Esta tecnología sería utilizada parea que los usuarios de la red social realizaran pagos a través de dicha plataforma.

Sin embargo, su creación no sería obra solamente de Mark Zuckerberg y de su equipo, sino que estaría respaldada por 28 empresas más, además de que también se buscaría que funcionara con base en activos físicos, esto para evitar el principal problema al que se enfrenta la criptomoneda de mayor uso en todo el mundo, el bitcoin: la volatilidad.

Sin embargo, lo cierto es que Facebook se ha hecho de una muy mala reputación con el paso de los años: basta con recordar los interminables problemas que la compañía recibió a raíz de su asociación con Cambridge Analytica, adicionalmente han surgido distintas noticas respecto a que la aplicación sigue la ubicación de los usuarios en tiempo real o escucha la conversaciones de los usuarios sin su autorización expresa. En resumen, el irrespeto de la red social por los datos de sus usuarios le han ganado una gran suspicacia todo lo que haga.

De este modo, el Senado de los Estados Unidos pedido a las instituciones financieras involucradas que esperaran antes de subirse al barco de Libra. Por su parte, otros elementos del gobierno norteamericano han pedido expresamente a Mark Zuckerberg, CEO de Facebook, que detuviera el desarrollo de su proyecto hasta que se realizaran más investigaciones.

Esto representa un gran problema para Facebook, puesto que la empresa ha buscado diversificar sus negocios, para garantizar el flujo de efectivo constante, especialmente a raíz de la cantidad de nuevos usuarios parece estarse estancando (según Statista, del Q3 de 2008 hasta el Q3 de 2019, los suscriptores han pasado de los 100 millones a los 2,499 millones, aunque la tasa de crecimiento va siendo cada vez más pequeña), lo cual implica que el incremento en sus ingresos a través de la venta de publicidad sean cada vez menores.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL