Bérgamo

Bérgamo, o Bèrghem, como se denomida en el dialecto local, aparace efectivamente dividida en dos partes: Bérgamo Alta, que engloba el núcleo más antiguo, de origen medieval; y Bérgamo Baja, la zona moderna, que se extiende en la llanura y ofrece un perfil fuertemente industrializado. Situada a menos de una hora de Milán, es sede de uno de los aeropuertos menores lombardos. Bérgamo es uno de los destinos cercanos y de paso para todo aquel que decida hacer un tour por la región de Lombardía y disfrutar de sus tesoros naturales, históricos y artísticos.

Catania

Catania se origina como asentamiento sículo, refundado con el nombre de Kατάvη en el 729 a.C. por colonos griegos calcideses. En el siglo V fue ocupada por los siracusanos, que la bautizaron con el nombre de Etna, para pasar a ser conquistada por los romanos en el en el 263 a.C. Con la caída del Imperio Romano, la suerte de la ciudad corrió paralela a la de Sicilia, siendo conquistada primero por los ostrogodos, después por los árabes, los normandos, suevos y por la Casa de Anjou.

Te recomendamos: 5 lugares que debes visitar en Colombia.

Génova

Génova “soberbia por los hombres y por las murallas”, como la definió Petrarca, es la espléndida capital de la vivaz Liguria. Se podría caminar hasta el infinito por centro histórico a través de sus caruggi llenos de encanto, las estrechas callejuelas flanqueadas de altísimas casas que recuerdan el glorioso pasado de esta ciudad de Liguria, sin cansarse jamás. 

Lucca

Ciudad de inmensa riqueza histórico-monumental por la cual se incluyó el casco antiguo en la lista del patrimonio de la humanidad de la UNESCO. Se puede partir de la muralla excelentemente conservada que la rodea con sus seis puertas de acceso a la ciudad, que desde el norte y en sentido horario son: Puerta Santa María (1592), Puerta Santiago o Puerta San Jacopo alla Tomba (1930), Puerta Elisa (1811), dedicada a Elisa Baciocchi, Puerta San Pedro (1565), por mencionar algunos.

Matera

En los años cincuenta cuando la población que vivía en las grutas excavadas en la montaña fue obligada a abandonarlas para trasladarse a barrios modernos, nadie pensaba que esas grutas, los “Sassi”, se habrían convertido en el símbolo de la ciudad que renace.

En el 1993 la Unesco ha añadido los “Sassi” de Matera a la lista del Patrimonio Mundial de al Humanidad, como completo y milenario sistema de vida que se debe preservar para la posteridad. De hecho, se le ha reconocido como “modelo de vida en equilibrio con el ambiente, integrándose en el mismo y aprovechando sus recursos sin alterarlo”.

 

 

Con información de Oficinas de turismo en Italia.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL