He tenido la gran fortuna de participar en el start up de varios negocios. La mayoría de ellos relacionados con marketing de punto de venta, shopper & trade. Desde diseño y producción de materiales hasta analytics y desarrollo de estrategias en México y el extranjero.

Más artículos de Vanessa Garza:
El príncipe azul, ¿todavía existe?
Se buscan héroes
Promociones de huevos

Las primeras empresas, naturalmente, me costaron más trabajo que las siguientes, pero también me otorgaron enriquecedoras experiencias en el ejercicio de prueba y error.

Los problemas más básicos a los que me enfrenté curiosamente sólo fueron resueltos con la práctica. Sé que no se experimenta en cabeza ajena, pero espero te sean de utilidad si estás decidido a emprender desde cero.

  1. El talento hace a la empresa. Las grandes mentes del marketing se han construido en comunicación ATL, BTL o digital, pero nadie en el POS (Point Of Sale). Detectar talento es cosa de expertos y desarrollarlo y mantenerlo es cosa de genios. Alguna vez escuché que cuando tienes una empresa, debes contratar gente más inteligente que tú, porque a la larga, la ganancia es tuya.
  2. El líder no controla, motiva. El potencial de cada persona despierta ante diferentes estímulos pero casi todos lo hacen con motivación, y ésta genera altos ingresos por proactividad e innovación. La gente se siente libre de crear, aportar y mejorar cuando nota que la apoyan, así que descubre el talento específico de cada persona y aliéntalo a seguirlo desarrollando.
  3. Para que te presten dinero, hay que comprobar que tienes dinero. Ningún banco te financia si no compruebas que tienes dinero para pagar. La mejor forma de financiar un nuevo negocio con crecimiento acelerado es apoyarse en proveedores para utilizar sus financiamientos o buscar inversionistas y hacer negociaciones (fusiones, participación, concesiones, etc.).
  4. Si no lo toco, no existe. En México, shopper marketing toma forma de POP, diseño gráfico, aplicaciones digitales, activaciones, etcétera, pues los clientes pagan por materiales tangibles.
  5. El antes, durante y después en una fábrica de POP. Una fábrica de materiales debe considerar espacio para insumos, para operación y para producto terminado. La rentabilidad del negocio está en disminuir el tiempo que todo esto pasa dentro de la fábrica.
  6. Si no hay clientes, no hay negocio. Podemos ser unos genios operativos y conocer la fórmula para la diferenciación competitiva, pero si no hay quién esté interesado en lo que hacemos, no hay negocio. Como bien dicen: “el cliente compra por sus razones, no por las tuyas”. Para un start up, lo primero que hay que asegurar son los clientes. Todo lo demás se puede ir resolviendo sobre la marcha.
  7. Los malos proveedores son augurio de fracaso. Ni todo el talento, ni las mejores habilidades de venta y negociación, ni el precio más bajo, pueden salvar a un negocio de un entregable de mala calidad.
  8. La cultura laboral genera utilidades. Gente que cuida sus herramientas de trabajo reduce el gasto de mantenimiento a cero. El trabajo en equipo disminuye el costo de errores, la inversión por rotación de personal, la capacitación y las curvas de aprendizaje. Incluso un horario laboral estipulado te puede llevar a ahorrar luz y otros consumibles que a larga representarán una costosa cuenta a pagar.
  9. No pongas todos los huevos en la misma canasta. Un cliente no debe representar más del 20% de la facturación de una empresa para garantizar la salud financiera de la misma.
  10. El que se aburre, ¡quiebra! Cuando eso a lo que te dedicas deja de ser divertido, abandónalo. Es la señal más clara de que las cosas no van a funcionar jamás.

Todo start up requiere estómago y disposición para hacer de todo un poco, pero definitivamente la clave del éxito está en hacer equipo y dejar que cada quién haga lo que mejor sabe hacer. ¿Quién se avienta? :)

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL