El Internet de las Cosas o ‘IoT’ ha cobrado una mayor relevancia a nivel mundial. En definitiva, el IoT comenzará a revolucionar la conexión del mundo físico con el digital.

A propósito, empresas como AT&T buscan conectar dispositivos y aparatos en México, así lo anunciaron durante el Foro Mundial de Internet de las Cosas. De acuerdo a la compañía, México es un gran mercado, y a través del desarrollo de su red transformarán la tecnología desde lo básico.

La compañía trabaja en soluciones como medidores de agua inteligentes con Capstone Metering, dispensadores inteligentes de bebidas con Pepsico, dispositivos de consumo con Samsung, monitoreo de contenedores de envío con Xirgo Technologies, vehículos conectados, etc.

Por otro lado, empresas como América Movil ya prepara la implementación del IoT en sus productos. Según reportes, la compañía busca con sus empresas proveedoras de servicios de internet como Telmex y Telcel comenzar a facilitar la hiperconectividad.

Por ejemplo, cámaras de seguridad inteligentes, refrigeradores, lavadoras, etc. Para ello están trabajando en su nueva red 4.5G LTE que podría alcanzar velocidades de descarga promedio de 260 Mbps, una velocidad de subida aproximada de 60 Mbps y una latencia de solo 21 milisegundos.

Sin embargo, ¿estas innovaciones mejorarán la experiencia del cliente en los puntos de venta?

La experiencia del cliente y el IoT

De acuerdo a un estudio realizado por Zebra, en 2021 el 70 por ciento de los retailers habrán invertido en IoT, además señala que, el 68 por ciento adoptará tecnologías de aprendizaje automático o plataformas cognitivas, mientras que el 57 por ciento afirma que se decantará por la automatización de los procesos.

Es decir, que establecimientos especializados, grandes almacenes, supermercados, centros comerciales, tiendas de vestir, tiendas de electrónica, negocios de productos para el hogar y cadenas de venta al detalle están considerando integrar tecnologías de Inteligencia Artificial, aprendizaje automático y procesos de automatización para atraer nuevos clientes, gestionar su inventario, controlar la cadena de suministro y, sobre todo, mejorar la experiencia del cliente en el punto de venta.

Un ejemplo de esto es un prototipo de Microsoft, que analiza el comportamiento del comprador en las tiendas a través de sensores y videos, transformando dicho análisis en datos específicos que proporcionan información valiosa de las experiencias de los clientes, además de actuar en el incremento de la eficiencia del negocio y del volumen de ventas.

A continuación podrás ver la visión que tienen las marcas sobre el uso del IoT:

 

 

 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL