Los funcionarios públicos a veces no hacen buena combinación con las redes sociales, como lo demostró recientemente Pamela Ramsey-Taylor, funcionaria del ayuntamiento de Clay en Virginia, Estados Unidos, quien renunció luego de llamar a la primera dama Michelle Obama un “simio en tacones”.

No obstante, los casos no son exclusivos de la política estadunidense. México no se queda atrás con una serie de servidores que, tras hacer comentarios polémicos, se vieron obligados a dejar su cargo ante la crítica de los internautas.

Estos fueron algunos casos de lo que no se debe hacer cuando se es funcionario público y no se tiene una estrategia de marketing político.

#LadyEuropa

Liliana Sevilla Rosas, directora del Instituto de la Mujer (Inmujeres) en Tijuana, Baja California, afirmó en su perfil de Facebok:

¿Qué tal si lo mío está en Europa y yo aquí sufriendo con estas indígenas?

La funcionaria pidió disculpas por el comentario, pero eventualmente fue destituida a los pocos días de la publicación.

Burla a masacre en Orlando

Jesús Manzo Corona, director A de la Secretaría de Desarrollo e Integración Social de Jalisco, fue destituido de su puesto luego de la masacre de 51 personas en un club homosexual de Orlando Florida, cuando publicó:

Lástima que sólo fueron 50 y no 100

Juan Gabriel

Berlín Villafaña, director de Cultura del Ayuntamiento de Mérida, perdió su trabajo luego de publicar en su perfil de Facebook un comentario alusivo al fallecimiento de Juan Gabriel el pasado 28 de agosto:

Yo no voy a poner nada de Juanga. Me da como hueva. Lo siento

iPhone 7

Enrique Ruiz Valdez, director del Instituto Municipal de la Juventud en Ahome, Sinaloa, tuvo que ceder este cargo luego de publicar una burla tras el lanzamiento del iPhone 7 de Apple.

Ya tengo i phone 7, los que tiene 6 para abajo ya comieron? JAJAJA (sic)

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL