Una explosión catalogada por las autoridades londinenses como un ataque terrorista, luego del concierto que ofreciera Ariana Grande en Manchester Arena, dejó un saldo de 22 personas muertas y más de 50 heridas.

La primera ministra del Reino Unido, Theresa May lo llamó “un ataque suicida”. Al terminar el concierto de la estadounidense, una explosión se dio al parecer en el vestíbulo del recinto.

Representantes de Ariana y de la cantante de Hip-Hop Bia reportaron que ambas se encuentran bien, sin embargo el saldo fue de 22 muertos y más de 50 heridos.

De inmediato las redes sociales reaccionaron con el hashtag #PrayForManchester.

 

 

 

 

Autoridades mexicanas reaccionaron de inmediato:

 

 

 

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL