La evolución ante la contingencia sanitaria no solo es indispensable para las empresas, sino para los profesionales. Nuevos modelos de equipo, medios de conexión, diversas maneras de ejecutar estrategias, todos estos cambios, exigen habilidades renovadas.

Las grandes tecnológicas han dado muestra de que home office es la mejor opción. Google y Facebook estarán trabajando de forma remota hasta 2021, Twitter permite a los empleados trabajar desde casa “para siempre” y todos en conjunto solo permiten la asistencia física a los indispensables.

En todas las industrias parecen coincidir con que las soft skills son cada vez más importantes como un impulso definitivo de las hard skills que el profesional debe tener como base.

De acuerdo con LinkedIn Learning, en un artículo para Fast Company, las habilidades que los profesionales necesitan en este momento están centradas en:

Constante aprendizaje. De acuerdo con las cifras de la plataforma, desde el inicio de la crisis sanitaria ha habido un crecimiento del 1.100 por ciento en las personas que se unen en grupos de aprendizaje de nuevas habilidades. Esto es especialmente notorio entre la Generación Z, cuyo porcentaje de crecimiento se eleva al 1.378 por ciento.

Inteligencia emocional. Es necesario que quien lidera los equipos tenga conciencia de que en medio de esta nueva normalidad la distancia es el factor constante, por lo que 31 por ciento de los profesionales ha sentido menos conexión con las empresas, por lo que se necesita un profesional con habilidades para conectar equipos.

Prioridad de lo social. Ante un panorama que exige mejores conexiones humanas por medios tecnológicos, el 70 por ciento de los líderes priorizará el perfeccionamiento de sus soft skills sobre las habilidades duras de cara a la próxima década. Así, es como los profesionales pueden tener esto en mente desde ahora y perfeccionarlo, están a tiempo, según Adecco Group.

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL