Además del branding y generar fidelidad, el e-mailing es la herramienta vital de marketing para llegar a clientes y conseguir su compra vía electrónica.

Debido a esto, es de suma importancia implementar del modo correcto la estrategia de e-mailing. Ahora se numeran los más comunes. Hay que verificar no incurrir en ellos o corregirlos a la brevedad.

Comprar la base de datos

El error no es la inversión en una base de datos sino lo ajena que pueda ser la lista. Es mucho mejor crear una propia, así los clientes meta concuerdan con los productos o servicios ofrecidos. Así se obtienen más aperturas que receptores de boletines.

Enviar Spam

Las direcciones electrónicas que no tienen interés en la información que se les hace llegar marcan como Spam los correos sin si quiera abrirlos, esto genera que los servidores de correo electrónico cataloguen como Spam tus envíos.

Desconocer al destinatario

Está mal diseñar una campaña de e-mailing sin saber a quiénes se les enviarán los newsletter. Los lectores no van a leer información que no solicitaron y tampoco aquella que no está dirigida a sus intereses.

Usar al proveedor especializado

Es poco profesional hacer el envío desde cuentas de uso personal, para ello hay proveedores de envío. Las empresas que se dedican al envío de e-mailing además del profesionalismo ofrecen herramientas para hacer de esta estrategia un éxito.

Emplear el lenguaje adecuado

Así como se sugiere que el mensaje sea entendible para el gremio, también se espera que éste no sea demasiado específico para no dejar fuera prospectos importantes.

Tomar en cuenta los filtros de Spam

Llamar Spam al correo no deseado es el origen de este error. Los filtros que se usan para cada industria son muy distintos entre sí además de los parámetros que emplean las plataformas de servicio de correos electrónicos.

Ahora que se conocen los errores de e-mailing más comunes, a superarlos.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL