El marketing promocional es una de las estrategias más utilizadas por los retailers para incrementar el tráfico hacia el punto de venta. Usualmente los productos que se ofrecen a un bajo precio son aquellos que manejan un menor margen de ganancias, es por esa razón que categorías como perecederos son productos que manejan precios altamente competitivos y que difícilmente logran convertirse en una oferta diferenciada para el consumidor.

El precio es un factor sumamente importante en la estrategia de comercialización. Se trata de un dato que el consumidor espera que le favorezca para la adquisición de un producto. Sin embargo, si el precio de un producto es bastante bajo no tendrá ninguna ganancia y, a la vez, es posible que se registren perdidas, pero si el precio es demasiado alto es probable que las ventas sean difíciles, e incluso lleven a la empresa a estar en dificultades financieras.

Por ese motivo el establecimiento de un precio que refleje el valor y la utilidad del producto es clave para beneficiar al consumidor, y por supuesto, a la empresa. En este sentido, la fijación de precios es determinada por el ciclo de vida del producto, entre otros factores. Por ejemplo, en la etapa de introducción, el precio es muy importante para lograr que el producto tengo un ciclo de vida óptimo y esta manera alcance una estabilidad de precios en la etapa de crecimiento; posteriormente se reducen los precios en la etapa de madurez a través de promociones debido a que la distribución es más costosa o la competencia es más agresiva.

De tal manera que una estrategia de reducción de precios debe ser utilizada de acuerdo a los objetivos que la compañía pretende lograr porque si se utiliza de una manera inadecuada es posible afectar la imagen que se tiene de producto.

Te recomendamos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL