Trabajar rodeado de un ambiente laboral tóxico puede ser bastante contraproducente a nivel personal y por supuesto, a nivel profesional. Este entorno se caracteriza por estar en un frecuente conflicto, ya sea que tenga qué ver con falta de comunicación, peleas o problemas personales que afecten la productividad del equipo.

El ambiente laboral tóxico ya ha sido estudiado con minuciosidad, ya que se ha detectado que podría ser un gran factor que causa la crisis de las empresas, teniendo como consecuencia el abandono de empleos o peor aún, un entorno que tiene como base la violencia.

A continuación, te compartimos 7 puntos que podrían reflejar si vives en un ambiente de trabajo tóxico.

1. Circulan rumores y chismes

Estar inmerso en este tipo de entorno, te mantendrá siempre informado con datos que casi siempre no son verídicos, poniendo a los colaboradores en un conflicto que no solo podría afectar su vida laboral, sino incluso su vida a nivel personal.

2. No hay claridad en funciones y objetivos

La toxicidad de un ambiente laboral, también podría surgir de la falta de comunicación, un factor que afecta la claridad en las funciones de cada colaborador, haciendo más difícil que los objetivos planteados se logren.

3. Otros toman crédito de tu trabajo

Es común que haya miembros del equipo que quieran ser reconocidos llamando la atención de formas inapropiadas. El tomar crédito por el trabajo que alguien más realizó, es una de las herramientas de estas personas, que también suelen ser quienes inician los conflictos sin fundamento alguno.

4. El plan de desarrollo no existe

Para los empleados, uno de los aspectos más importantes es el crecimiento, sin embargo cuando el panorama es poco prometedor, la motivación es casi nula y los colaboradores comienzan a trabajar solo entregando sus mínimos esfuerzos. Lo cual, en consecuencia, disminuirá la productividad de la empresa.

5. Hay reglas que nadie sigue

El reglamento interno no tendrá valor para los empleados que quieran imponer sus propias reglas. De modo que si los líderes no buscan estrategias para lograr que este reglamento sea plenamente respetado por todos, será fácil que cuando un colaborador rompa las reglas, el resto del equipo detecte que no hay consecuencias, ignorando por completo las normas establecidas.

6. Se buscan problemas y no soluciones

Ante los diferentes problemas que la empresa tenga, los responsables se dedicará a buscar culpables por encima de buscar soluciones. De modo que en un ambiente tóxico, será complicado solucionar conflictos si las responsabilidades no se asumen para lograr un avance al respecto.

7. No hay trabajo en equipo

El trabajo en equipo no existe. Colaborar con alguien más para lograr objetivos, es simplemente algo que se evade o que no se considera. ¿Por qué? En entornos de alta toxicidad, el trabajo en equipo resulta ser una herramienta poco funcional, puesto que los colaboradores buscan únicamente un beneficio propio.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL