Sin duda alguna, uno de los principales trabajos a los que debe hacer frente toda empresa es a retener a su talento, con la finalidad de que éste siga creciendo al par de la compañía; sin embargo, hay ocasiones en las que esto no es posible por mejor que sea el ambiente laboral o las prestaciones que se brinden, puesto que muchas veces la gente tiene otros intereses y metas que van más allá del empleo que tiene actualmente. La salida de un colaborador implica cambios para él mismo y para quienes convivían con él, por lo que es muy relevante que la gente esté preparada y sepa afrontar el cambio.

Sin embargo, ¿cómo se puede hacer frente al cambio en el mundo laboral? Uno de los principales aspectos que hay que respetar son los procesos de cada una de los colaboradores de un equipo de trabajo. No todos logran adaptarse en igual tiempo y de igual forma. Por lo tanto, es bueno mantener una comunicación abierta con las los empleados para que expresen lo que sienten e incluso sus preocupaciones, para tratar de resolverlas de manera adecuada y eficiente, pero siempre con un sentido humano.

El cambio en el ámbito laboral, y en general, siempre trae consigo nuevos retos a los que posiblemente no nos hemos enfrentado antes, por lo que será conveniente considerar que uno o más colaboradores de encontrarán en una especie de curva de aprendizaje, la cual debe desarrollarse de manera natural para que todo vuelva a estabilizarse.

Cuando hay cambios en el ámbito laboral, muchas veces el equipo de trabajo se siente fracturado o con una especie de vacío, por lo que es importante realizar estrategias de integración para que el equipo se sienta de nuevo unido y pueda desempeñarse de manera adecuada, de tal modo que la productividad no se vea afectada.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL