Hablar de inteligencia emocional ya no resulta extraño en estos días, y más cuando nuestras actividades diarias, relaciones laborales, sociales y para mantener un bienestar personal demandan tener este tipo de inteligencia.

Si bien resulta complicado mantenernos al cien y tener un control de nuestras emociones, lo más sano para nosotros mismos y para los que nos rodean es trabajar en nuestra inteligencia emocional.

Según estudios indican que casi un 70 por ciento de los empleados o colaboradores el alrededor del mundo tienen un mejor desempeño laboral y su productividad aumenta considerablemente, a diferencia de los que no la tienen o no logran tener un autocontrol de sus emociones.

Los beneficios son diversos e impactan de forma directa e indirecta distintos ámbitos de nuestra vida, por ello es importante que identifiques algunas señales que te ayudarán a saber si tu inteligencia emocional está en óptimas condiciones o te hace falta reforzarla.

Estrés a la menor provocación

Cuando reprimes tus emociones por largo tiempo, estos se acumulan hasta generar tensión, estrés y ansiedad. Las emociones ignoradas dañan el cuerpo y la mente, por lo que trabajar en el desarrollo de una inteligencia emocional te ayudará a manejar mejor el estrés y te será más fácil identificar las situaciones que te agobian y a enfrentarlas adecuadamente.

Tienes dificultades para ser asertivo

Las personas con buena inteligencia emocional tienen un buen balance de buenos modales, empatía y cordialidad, pero también son capaces de establecer límites, lo cual te puede beneficiar al momento de manejar conflictos o situaciones difíciles. Cuando la mayoría de la gente está enojada, estas personas con buena inteligencia emocional se mantienen calmadas y balanceadas, lo que les permite alejarse a tiempo sin ganar enemigos.

Asumes y defiendes tu postura con vehemencia

Las personas que carecen de inteligencia emocional forman opiniones rápidamente y toman como verdadera información vaga que se les presenta y defienden de forma poco objetiva sus opiniones y comentarios.

Si te consideras un líder y caes en este tipo de situaciones, procura ser más abierto a otras opiniones o retroalimentación para evitar comprometer los resultados y el trabajo de todo tu equipo. Las personas emocionalmente inteligente saben que las reacciones iniciales se mueven por los sentimientos, lo cual puede traerte graves consecuencias si sólo te quedas en el terreno de emociones negativas.

 

Continúa leyendo en la siguiente página.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL