Capítulo dos: ¿cómo explotar la mancuerna entre libros y cine a través de promociones exitosas?

253
Alberto Garduño, columnista InformaBTL
Alberto Garduño, columnista InformaBTL

Ahora bien, ya pasaron un par de semanas para pensar de forma mucho más clara cuáles son los aprendizajes sobre lo expuesto en el primer capítulo de la nota sobre Libros y Cine.

Para que una mancuerna funcione necesita que ambas partes participen activamente, ¿no lo creen?

Es por lo mismo, que a continuación les comparto mis mejores consejos de promoción para ambas industrias, tanto la editorial como cinematográfica.

Editorial / Librerías

Si bien del lado de las librerías especialmente “Gandhi” no solo se ha enfocado a promover su industria per se dentro y fuera de sus tiendas, sino también se han ocupado en ofrecer a su consumidor una experiencia de compra mucho más agradable, aún considero falta mucho por hacer.

¿A qué me refiero? Por ejemplo: si bien se dedican a vender libros, también se han dedicado a contar con una sección de películas interesante; no solo ofreciendo los títulos más populares, sino también impulsan una gama distinta de opciones de películas menos comerciales.

Lo raro es que se entrelacen ambas secciones dentro de la misma tienda, motivo por el cual quizás vayas con toda la intención de preguntar por la película que acabas de ver en el cine, sin tener pleno conocimiento que existe el libro o colección de libros para complementar tu experiencia de compra. Motivando la compra por impulso o no planeadas de no solo un título sino dos o tres, ¿por qué no los juntas? Concepto: Promoción armada (paquete con el libro y la película).

Cinematográfico / Salas de Cine

Siempre que asisto al cine puedo observar que la gama de servicios fuera de las salas crece día con día; especialmente los alimentos y la entretención. Recomiendo ampliamente que se cuente con un corner o “sección” pequeña dentro de las salas de espera de las salas cinematográficas donde un asistente a una función pueda observar que, no solo se vende el libro de su película favorita, sino también el poster de la misma, motivando el gusto por la lectura y venta por impulso, así como conocer otros títulos de una saga de libros que por alguna razón o motivo nunca llegaron a convertirse en película. Adicionalmente regalar la tarjeta de la librería participante con alguna promoción. Concepto: “Si tú no vas a las letras, las letras van a ti”.

El caso más ilustrativo, así como el mejor ejemplo que me viene a la cabeza es quizás con las tiendas “Mix Up”. ¿Por qué? Sencillamente porque su tipo de formato de venta, así como su forma de exhibir su gama de productos, lo permiten. No digo con esto que son el mejor ejemplo, sin embargo, me parece adecuado mencionarlos. Claro que aún existen oportunidades de poder brindar una experiencia mucho más completa al consumidor de editorial y cinéfilo. Pero, ¿cómo?

Así como en una librería o en un complejo cinematográfico todo lo podemos encontrar en secciones, entonces, ¿por qué no fusionarlas?

Es correcto, juntemos algunas secciones que se encuentran dispuestas por muchas partes de la tienda y brindemos al consumidor una experiencia completa. Adjunto tres ejemplos más ilustrativos.

Corner especial de exhibición con nuevos o viejos títulos:

Libro(s) + Película(s)/Serie + Poster + CD + Poster + Merchandising
Rack 1:
Libro(s) + Película(s) / Serie

Rack 2:
CD + Poster + Merchandising

Para cerrar este capítulo les comparto una cita de Librerías Gandhi;

Déjame adivinar; todavía “lo estás leyendo”