• El marketing siempre ha estado atado a la sociedad y sus consumidores, a sus necesidades e intereses, y como consecuencia también tiene que adaptarse.

  • De acuerdo al estudio el marketing ha concluido en la idea de que durante la cuarentena las marcas han tenido que recurrir a recursos diferentes para provocar empatía con los consumidores.

  • La nueva realidad ha obligado a los estrategas del marketing a moverse en terrenos desconocidos, y con ello cargar con una serie de incertidumbres.

 

El marketing siempre ha estado atado a la sociedad y sus consumidores, a sus necesidades e intereses, y como consecuencia a los nuevos cambios que demanda la realidad interpuesta por el coronavirus, el marketing también tiene que adaptarse.

La sacudida que a representado el coronavirus en las marcas han sido ambiciosos pues ha modificado gran parte de los paradigmas establecido previos al inicio de la pandemia. Esta crisis ha hecho que las empresas busquen nuevas maneras de conectar con sus consumidores resultantes de la pandemia, una nueva sensibilidad ha nacido después del confinamiento y desde luego las cosas no volverán a ser como antes.

Estos son algunos retos que el marketing debe enfrentar en esta nueva normalidad.

Una nueva normalidad para el marketing

Ha nacido un nuevo tipo de consumidor después de la pandemia, absolutamente todas la fibras de estos han sido trastocados y una nueva sensibilidad se erige en el escenario. En esta pandemia la consultora Siegle Gale realizó una encuesta donde detalló algunos cambios que las marcas han hecho para conectar con los consumidores.

Aspecto humano

De acuerdo al estudio el marketing ha concluido en la idea de que durante la cuarentena las marcas han tenido que recurrir a recursos diferentes para provocar empatía con los consumidores. Las marcas han reaccionado a este nuevo contexto reluciendo su lado más humano y sentimental. La intención de las marcas no es parecer insensibles. Los sentimientos en esta pendería se han desenvuelto a la provocación más mínima y las marcas han proporcionado usado este escenario para mostrarse empíricos con la problemática actual.

También puedes leer:

A guardar cosas en un cajón

El inicio del coronavirus también significó una reinvención de muchas campañas, las estrategias tuvieron repensar en sus estrategias y si el mensaje emitido era el adecuado para la pandemia. Por ejemplo KFC tuvo que modificar permanentemente y sacar del aire su campaña su slogan más popular que implicaba chuparse los dedos.

Los departamentos de Marketing tuvieron que generar contenido en circunstancias anormales, generar trabajos de una semana, que comúnmente habrían realizado en un mes. Un ejercicio de evaluación de canales también tuvo lugar pues la mayoría de las campañas tuvieron que mudar a plataformas digitales, se tuvieron que pagar publicidad por influencias para generar dinámicas en redes y apostar por los eventos virtuales.

Responder a un mercado

La nueva realidad ha obligado a los estrategas del marketing a moverse en terrenos desconocidos, y con ello cargar con una serie de incertidumbres nunca antes vista, ni contempladas en el presupuesto.

Ahora más que nunca se necesita ser capaz de responder al mercado de manera más rápida. Los estrategas no tienen más remedio que hacer pruebas continuas sobre sus productos. Por ejemplo ya estamos viendo cómo algunas marcas comienza a modificar sus empaque para presentarse con una nueva carga de valores con la nueva normalidad poscoronavirus.

El mercado que ha nacido de esta crisis parece tomar tintes de ser más exigente y difícil de complacer. Para poder sobrellevar y recuperarse de la crisis hará que las estrategias de marketing arriesgue por cosas no probadas.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL