Desde siempre las marcas de diferentes industrias han recurrido a vehículos pesados para poder hacer llegar a sus destinos las mercancías correspondientes. Esta situación al parecer ha resultado una inmejorable oportunidad para los malintencionados, pues los robos de estas unidades no ha logrado erradicarse e incluso está en crecimiento.

Al respecto, la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), reportó un incremento del 90.5 por ciento de este delito en los últimos cinco años, pasando de 5,941 unidades robadas del 2013 al 2014, a 11,315 para el periodo 2018-2019; representando pérdidas patrimoniales tanto para empresas, como para minoristas que operan con unidades propias.

Así mismo, el robo a vehículos pesados ha sido capaz de causar daños significativos en el crecimiento económico, además de representar un peligro para los conductores debido a la violencia en exceso; causando también pérdida de utilidades y desempleo.

Por su parte, Recaredo Arias, director general de la AMIS; señaló que cuatro de los 10 modelos más robados en México, transportan mercancías, ubicándose a la cabeza la pick up, destinada al transporte de mercancía ligera y seguida del camión Kenworth.

Oportunidad para aseguradoras de vehículos pesados

Debido a que este tipo de robos ya se han catalogado como delito de alto impacto, además de relacionarse con el crimen organizado; las aseguradoras han tenido que hacer algo al respecto, pues según lo refiere Carlos Jiménez, titular de Autos y Daños de la AMIS, otra de las diferencias, es que en el 2014 se podía recuperar una de cada dos unidades robadas.

Por otro lado, están los seguros de vida, pues estos actos también tienen impactos en la salud. Al respecto, Jiménez señala que para el robo de unidades, se necesitan de cuatro a cinco unidades de pasajeros, por lo que la violencia en exceso se ha presente.

Te sugerimos:

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL