El pasado sábado 6 de mayo se llevó a cabo una de las peleas de box más esperadas por la afición mexicana: Canelo y Julio César Chávez Junior, misma que se llevó a cabo en Las Vegas Nevada.

En términos de box, especialistas en esta disciplina y también amantes de este deporte sugieren que no se trató de una buena pelea, pero esto no generó tanto impacto como lo fue todo el marketing que se hizo previo al encuentro ni durante y el momento justo de la pelea.

Aun cuando perdiera uno u otro, ambos salieron beneficiados en términos de ingresos y promoción. “Canelo” Álvarez recibió 20 millones de dólares, mientras que Julio César Chávez Jr. recibió 10 millones de dólares. Por otro lado los boletos en reventa llegaron hasta los 20 y 30 mil dólares en zona preferencial, es decir, muy cerca del cuadrilátero.

En taquilla, el precio por localidad fue de los 75 a los 1,500 dólares, y tan sólo en Estados Unidos, las ganancias alcanzaron los 60 millones de dólares, aproximadamente.

Pero las ganancias no sólo se lograron percibir después de la pelea, sino desde que se hizo oficial el anuncio de que pelearían, lo cual generó gran expectación gracias al marketing que hubo alrededor del evento.

Si a ojos de expertos en box, no fue lo que se esperaba, ¿cómo fue que pudo conectar KO en cuestión de marketing BTL?

“Te hace falta ver más Bax”

Tener a Sylvester Stallone como embajador de marca Tecate, y por tratarse de un personaje emblemático en el box y el cine, es que la campaña “Te hace falta ver más Bax” es y sigue siendo un asalto ganado para la marca y para su propietario Heineken, quien desde 2015 ha logrado que Tecate alcance un mejor posicionamiento.

Cabe señalar que esta campaña le hizo merecedora de 6 premios en la reciente entrega de premios EFFIE Awards, de la Asociación Mexicana de Agencias de Publicidad, entre los que destacan bebidas alcohólicas y tabaco, así como un bronce en la categoría de social media.

Su eslogan también contribuyó al éxito de la campaña, así como la relación que guarda Sylvester Stallone (Rocky) con el box, y dar el mensaje del vínculo que tiene Tecate con este deporte en México.

Patrocinios

Sin duda uno de los rubros más favorecidos antes y durante la transmisión de la pelea. Tanto con anuncios publicitarios en medios ATL como en social media, material publicitario y otras estrategias BTL, tanto Tecate como otras marcas pudieron tener presencia y aparecer en repetidas ocasiones.

Este evento tenía la posibilidad de ser un escaparate importante para las marcas que, de manera inteligente, aprovecharon la expectación y espera del público mexicano para promocionarse y fomentar en el consumidor su recordación de marca.

Generar curiosidad e interés

Una campaña que genera curiosidad desde antes de ser lanzada de forma masiva despierta curiosidad en el target que ya espera verla. En este sentido, los encargados de relaciones públicas, así como la gente que desarrolló el marketing hicieron que la gente, tanto en México como en Estados Unidos estuviera ansiando el día de la pelea.

Por ello, es una buena mostrar, poco a poco, de qué va una campaña para motivar interés, y que el día del evento más consumidores atiendan no sólo la pelea, sino también a las marcas involucradas.

Emociones derivadas de una historia

Cada boxeador tuvo cierto tiempo para prepararse, y durante este lapso, el público pudo ver algunos entrenamientos de cada peleador, los cuales estuvieron apoyados de una historia donde pudo verse a cada uno en escenarios y ambientes distintos, tal como sucedía en las películas de Rocky.

¿Qué se logró con esto? una conexión emocional con la audiencia que seguía de manera cercana los entrenamientos de ambos boxeadores, situación que apeló a un aspecto emotivo que acercara más al público y no dudara en ver la pelea o asistir, y con esto hacer que el consumidor gastara más de lo habitual.

 

Continúa leyendo en la siguiente página.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL