La semana pasada la marca Starbucks puso a la venta su bebida Frappuccino Unicornio, la cual cambia de color conforme se consume.

Este producto, que fue de edición limitada hasta el día de ayer, ha sido un éxito no sólo en los ingresos que le ha dado a la marca, propiedad de Alsea, por las altas ventas, sino también por los recursos y estrategias de marketing que se ejecutaron para promocionar esta bebida fría.

México, Canadá y Estados Unidos fueron los países donde se vendió, y en algunas sucursales en la Ciudad de México la bebida se agotó, y la cantidad de fotografías que circulan en redes sociales también da cuenta del éxito de este lanzamiento limitado.

Durante la venta de este frappuccino, han habido diversas opiniones, tanto a favor y en contra. Lo cierto es que, a nivel mercadológico, Starbucks supo cómo desarrollar e implementar su marketing, así como la comunicación sobre este nuevo producto.

Más allá de hacer una crítica de la marca y su oferta, ¿qué cosas pueden aprender de este éxito otras marcas y agencias BTL para obtener un resultado positivo? Te presentamos 8 enseñanzas de marketing que se pueden rescatar.

Familiaridad

La relevancia, conocimiento y posicionamiento de Starbucks a nivel mundial le ha valido para que, hoy en día, nos sea familiar a millones de personas que, con sólo mirar su logotipo, sabemos de qué marca se trata.

Al ser una brand ampliamente reconocida, es muy probable que sus productos, así como su comunicación y estrategias de marketing below the line sean un éxito, lo cual también tiene que ver con el trabajo que hacen junto con la agencia responsable.

Producto de fotografía

Los colores y texturas de ésta y otras bebidas hacen que los consumidores quieran compartir una fotografía de su bebida en redes sociales, lo cual no es improvisado, sino más bien es una consecuencia prevista por la marca desde la creación y ejecución de su marketing, el cual hace de las bebidas los protagonistas que merecen ser compartidos en social media.

Colores y diseño

Tanto el diseño, colores y textura de los vasos y la bebida fueron una selección inteligente, dado que esta moda de unicornios, ligada a la generación millennial, también influyeron en la elección de colores, así como en el desarrollo de su marketing.

Colores brillantes, en tonalidades azules, magenta y rosas hicieron de esta bebida un deleite visual para muchos.

 

Continúa leyendo en la siguiente página.

SUSCRÍBETE A LA REVISTA IMPRESA A UN PRECIO ESPECIAL